Estadounidenses contra dominicanos: Profesionales destacados por crímenes en la capital del fraude

El caso de Melgen es una prueba de grandes ligas, pues robar al programa de salud Medicare requiere de vasta organización y pantalones muy bien puestos: médicos corruptos, gente que gestione la facturación, pacientes dispuestos a aceptar sobornos y por ahí sigue la logística.

Miami; Fl.- En lo que va de año, los delitos “White Collar” a la criolla han retumbado en diversos circuitos judiciales de la Florida, pues un médico, un empresario aeronáutico y un egresado de negocios internacionales, más allá de sus hazañas profesionales, estos dominicanos se han distinguido por los crímenes federales que se le imputan en Miami, lugar que casi todas las estadísticas señalan como la capital estadounidense del fraude y que progresivamente bate récords en la codicia humana.

En orden delincuencial descendente, se trata del oftalmólogo Salomón Melgen,  culpable de una estafa a Medicare que asciende a los US$105 millones; seguido del empresario aeronáutico José Miguel Patín, auto-inculpado de narcotráfico en mayo pasado; finalizando con Jerry Tejada, negociante arrestado en 2014 junto a su esposa Sally Aponte y dos compatriotas de apellido Salcedo, siendo sentenciado a quince años de libertad condicional en 2017 por cargos de fraude bancario. VEREDICTO MELGEN

A pesar de la amplitud del rango etario entre los implicados (el más joven tenía 20 años al momento de su arresto, el mayor tiene 66) sus historiales pueden hilvanarse con la misma aguja: los ata la patología del corrupto de cuello blanco; individuos depravados moralmente, con deficiente control de sus impulsos, una nula adaptación a las normas éticas y sociales, tendencia a la violencia planificada, dotados de inteligencia y habilidad para manipular, carentes de emociones, de ansiedad y, por tanto, de temor.

Considerando dicho perfil psicológico, resulta razonable inferir que muchos de los corruptos que proliferan en altos cargos compartan lo descrito anteriormente. Los tres ejemplares al respecto han fraguado un currículum delictivo con el que bien podrían fundar la liga de mafiosos profesionales de Miami y, cuyas condenas, de ser hallados culpables, sobrepasarían los 200 años de cárcel.

El caso de Melgen es una prueba de grandes ligas, pues robar al programa de salud Medicare requiere de vasta organización y pantalones muy bien puestos: médicos corruptos, gente que gestione la facturación, pacientes dispuestos a aceptar sobornos y por ahí sigue la logística.

Pero el destacado retinólogo de Palm Beach, amigo del senador Bob Menéndez (demócrata por Nueva Jersey acusado por corrupción) se las ingenió para, entre otras cosas, adulterar diagnósticos de pacientes con problemas de visión y realizar operaciones innecesarias para saquear al Medicare hasta lograr posicionarse como el doctor que más dinero recaudó en Estados Unidos (US$21 millones) para el apogeo del fraude en 2012. DECLARACIÓN DE ADMISIBILIDAD DE MELGEN

Entre Melgen y Patín convergen historias de sexo, poder y dinero bien sabidas por la sociedad dominicana desde hace años. Un secreto a voces que para desgracia del piloto, llegó a los oídos de la Agencia Antinarcóticos de EE.UU. (DEA) allá por el 2014.

En diciembre pasado, mediante un agente encubierto, la agencia logró inculparlo junto a un tal “Chuchú” (Wilkin de Jesús Matos Félix) por el contrabando de cocaína y heroína que entraba como “cosa de rutina” por el Aeropuerto Ejecutivo de Ft. Lauderdale.

Lo que Melgen también pasaba rutinariamente en su avión, según testimonios de Patricia Goodman, ex-asistente personal del doctor, no era droga, sino prostitutas que suministraba a sus camaradas políticos para los que celebraba fiestas privadas en su villa de Casa de Campo, entre ellos, los ex senadores federales Christopher Dodd y Bob Graham, el difunto gobernador de la Florida Lawton Chiles, y los ex presidentes Bill Clinton y Leonel Fernández. VUELOS AVIÓN MELGEN

Retomando las peripecias de Patín, quien está registrado en la Florida como gerente de Elite Air Transport LLC, a sus 66 años, para no enfrentar la cadena perpetua que procedía según la Ley Norteamericana, no le quedó más remedio que declararse culpable y solicitar la desestimación de los cargos en violación a la Sección 846 del Título 21 sobre “tentativa, preparación o conspiración” del Código penal de los Estados Unidos.

Pero ¿cuál fue el descuido del piloto que lleva más de tres décadas prestando “servicios aéreos” en una compañía familiar integrada por su esposa y cuatro hijos?

Hablamos del mismo señor que en una entrevista a un periódico local argumentó del orgullo que le merecía haber llegado a donde estaba y dónde pensaba llegar.

“No por la ambición del dinero, sino más bien porque creo que el hombre hace de él lo que se propone ser, independientemente de que vivimos en un país donde las oportunidades son muy difíciles, y lograr hacer realidad los sueños cuesta demasiado sacrificio”, para citar sus propias palabras.

De acuerdo con el afidávit elaborado por el agente encubierto de la DEA, la caza empezó el 15 de Noviembre del año pasado cuando un informante (al que citan como “CS”, “confidencial source” en inglés), fijó una cita para reunirse con el piloto en el Islander Marketplace de Brickell Avenue en Miami, donde Patín acordó entregarle varios kilogramos de cocaína. JOSE PATIN DOC (COMPLAINT + AFFIDAVIT AGENTE DEA)

Lo que este no sabía era que, mientras desde su amplia experiencia “en el negocio” aconsejaba al informante (“CS”) de que “hiciera las cosas sin prisa” y fuera cuidadoso al vender las drogas, la conversación estaba siendo grabada.

Asimismo, Patín especificó que usaría palabras clave para hablar del asunto con el informante (“CS” ). Por ejemplo, “barco” significaba que se reunieran en el restaurante Rusty Pelican de Key Biscayne, o “Marina”, que simbolizaba su apartamento de Brickell Key Drive.

El mismo afidávit describe cuando el piloto preguntó entonces a “CS” si conocía a alguien que estuviera dispuesto a comprar “twenty” (20 kilogramos de cocaína), obteniendo una respuesta afirmativa.  El problema era que Patín “no los tenía a mano”, por lo que tuvo que involucrar a “Chuchú” (Matos Félix) al tejemaneje.

A la llegada del cómplice al Islander, Patín le entregó una llave para que “fuera a buscar la caja”, Félix subió a una camioneta Toyota Tundra y se dirigió al edificio de apartamentos del piloto, al poco rato entregó un paquete envuelto en plástico al “CS” en un garaje de estacionamiento cerca del Islander.

Así la DEA continuó grabando las llamadas entre Chuchú, el “CS” y Patín, quien incluso desde República Dominicana daba instrucciones sobre las intríngulis del trueque, de la manera en que cobraría las ganancias y de cómo estaba reuniendo otro cargamento de cocaína para llevar al Estado de Sol. Pero la fiesta se les acabaría un día de Navidad.

El 6 de diciembre de 2016 la DEA surtió al “CS” con una maleta de billetes falsos para el pago de Patín. A su encuentro en el Islander, el piloto  protestó por la demora del informante para recaudar el dinero por la venta de los dos kilos originales, lo que el “CS” justificó con el Día de Acción de Gracias.

Luego de acordar otra transacción por cuatro kilogramos, el informante entregó las llaves del carro a Patín para que buscara el botín. Con la certeza del que ha “coronado” el piloto y “Chuchú” salieron del café hacia un garaje cercano donde fueron arrestados.

Tras cumplir con una orden de registro en la residencia de Patín y requisar el SUV Toyota Highlander estacionado en el lugar correspondiente a su apartamento y registrado a nombre de su hija Isabel, los agentes encontraron dos cajas, cada una con dos kilogramos de coca envueltos en el mismo plástico de la mercancía previa.

Durante el interrogatorio, en un intento de proteger a su familia, Patín informó que Isabel se encontraba en República Dominicana desde hacía más de un mes. Pero se contradijo al ser cuestionado sobre quién había parqueado el vehículo el día anterior.

A las esperas de que sentencien a Patín a finales de Julio, llegamos al tercer puesto ocupado por pichón de turpén, Jerry, de quien ya no se sabe si es Tejada o Tejeda, pues poco después de su arresto, tanto él como su esposa, la ex Miss-Mundo Sally Aponte, sustituyeron la “e” por la “a” en su apellido.

Los detectives que seguían el caso desde abril 2014 informaron que los hermanos Gabriel Perfecto y Allen David Salcedo, dominicanos de 20 y 22 años de edad para la fecha, abrieron cuentas en ocho bancos de Miami (First Bank Florida, Coconut Grove Bank, TotalBank, JPMorgan Chase, Citibank, Bank of America, BB&T Bank y Regions Bank) y luego reportaron los fondos como robados. Pero era Jerry quien retiraba el dinero con una tarjeta clonada para que las instituciones bancarias procedieran a remunerar a los Salcedo con el monto reportado como perdido.

El informe también agrega que Sally, de 23 años al momento de su arresto, era quien luego depositaba el dinero a una de las cuentas falsas vinculadas al caso, lo cuál determinaba su complicidad.

Atento al chanchullo, el cuarteto consiguió más de cien mil dólares y, adicional al fraude compraron pasajes aéreos con tarjetas clonadas del Bank of America. Incluso se asume que la luna de miel de la pareja en Dubai fue costeada con los fondos de las mismas.

En un matrimonio, la esposa sabe vida, obra y milagro del marido, pero con el beneficio de la duda como recurso, solo resta hacernos de cuenta que ciertamente la mujer desconocía de ademanes delictivos de Jerry.

Al día siguiente de su arresto, la modelo fue puesta en libertad por el Onceavo Circuito Judicial de la Florida, según una nota de prensa enviada por ella misma, “las evidencias presentadas ante el juez no fueron suficientes como para exigir una garantía económica”.Documento de descarga Sally Aponte

Según sus expedientes, los tres hombres pronunciaron un juicio de culpabilidad y fueron sentenciados por dos de los siete cargos que se le imputaron. Gabriel y Allen se salvaron “de tablita” y solo tendrán que cumplir con 126 meses de libertad condicional. Jerry, por su parte, abrazó una Fe y su “probation” acabará en 2032, cuando su segundo hijo con Sally haya cumplido los 15 años.

Básicamente, el camino que lleva a la corrupción es una combinación de un entorno propicio, una oportunidad y un tipo de personalidad que, superando el temor a un posible castigo, antepone el beneficio individual al interés de los demás y al cumplimiento de la ley.

Melgen, Patín y Tejada son la clase de dominicanos ausentes que opacan la trayectoria profesional de muchos quisqueyanos meritorios, de aquellos que se fajan por la intrincada ilusión de hacerse un nombre en tierra ajena, a los mismos que un grupo de charlatanes arrebata el privilegio de una visa americana.