Trump y su equipo obtuvieron una guía para una transición ética, pero la ignoraron

Los nombramientos de la Casa Blanca también deben ser examinados por adelantado, continuó Shaub. "Si no nos involucramos temprano para prevenir problemas, no podremos ayudarlos después del hecho", advirtió.
Servicios de Acento.com.do - 11 de enero de 2017 - 9:00 pm - Deja un comentario
Foto: Acento.com.do/Archivo/Donal Trump

En los 10 días que siguieron a la victoria presidencial de Donald Trump, la Oficina de Ética Gubernamental ya estaba preocupada. Su propósito es asegurar una transición ética, haciendo cumplir las leyes que prohíben los conflictos financieros de interés para los funcionarios de la administración. Pero inmediatamente tras la elección, el presidente electo y su equipo incumplieron.

A continuación el trabajo publicado por Vox.Com de la firma de Libby Nelson, este  10 de enero:

Mientras tanto, la oficina de ética se enfrentó a una tarea monumental: trabajar en estrecha colaboración con el equipo de transición para reunir, revisar y firmar miles de páginas de revelaciones financieras de los nuevos designados y asesores. La investigación asegura que el Congreso y el público estén avisados de los pasados financieros de los candidatos y que los conflictos de interés ya se han manejado antes de que los candidatos pasena ocupar algunos de los puestos de trabajo más poderosos del planeta. El tiempo es corto, los problemas son complejas y la oficina necesita la cooperación de la administración entrante.

Al equipo de Trump no parece importarle. Walter Shaub, director de la oficina de ética, envió varios correos electrónicos ofreciendo ayuda y orientación en la semana posterior a las elecciones. Los mensajes de correo electrónico, publicados en respuesta a una solicitud de la Ley de Libertad de Información de MSNBC y el Proyecto James Madison, muestran que se preocupó cada vez más cuando recibió menos respuestas.

“Parece que hemos perdido contacto con la transición de Trump-Pence desde la elección”, concluyó Shaub el 18 de noviembre, en una nota firmemente redactada instando al equipo de transición a que la oficina examinara a sus nominados.

Después de la nota de Shaub, el proceso finalmente se puso en marcha. Pero el comienzo lento dejó un retraso. Cuando el Senado comienza las audiencias de confirmación esta semana, sólo siete de los 26 nombramientos confirmados de Trump han finalizado acuerdos que explican cómo evitarán conflictos de interés. Sólo la mitad de ellos han presentado la documentación necesaria. (Por el contrario, el equipo de transición del Presidente Obama presentó informes de 30 nominados a puestos que requerían confirmación del Senado antes del 19 de diciembre de 2008 y otros 50 en el mes anterior al Día de la Toma de Posesión).

Los dos nominados con audiencias el martes −el senador Jeff Sessions y el general retirado John Kelly− terminaron su papeleo, que está disponible públicamente en el sitio web de la oficina de ética. Sin embargo, el jueves, el Senado tiene previsto celebrar audiencias para dos nominados, Wilbur Ross y Ben Carson, cuyos acuerdos aún no se han publicado.

El presidente electo que ganó la presidencia sin haber publicado nunca sus declaraciones de impuestos está en camino de impulsar un gabinete que abraza la misma opacidad.

Los retrasos ya tienen consecuencias reales. Antes del Día Inaugural en 2009, el equipo de Obama había presentado cerca de 80 informaciones financieras para que la OGE las revisara, de acuerdo con la guía de transición de cargos.

Cuando la Oficina de Ética Gubernamental (OEG) dice a los nuevos presidentes electos que hagan hincapié en la ética temprano y con frecuencia, no es sólo una preocupación logística sobre procesar mucho papeleo en poco tiempo. OEG también quiere dar el tono, enviando un mensaje a los asistentes entrantes y funcionarios que la ética es importante. El gobierno de Trump ignoró las propuestas de la oficina y envió un mensaje diferente: apatía.

“Estamos realmente ansiosos por empezar a trabajar en esta transición presidencial, ¡que vamos a hacer la mejor en la historia!”, escribió Shaub a las 9:02 am del 9 de noviembre, la primera mañana de Trump como presidente electo. “Tendré miblackberryconmigo todo el día”.

Pero no recibió las llamadas nocturnas que esperaba. En cambio, los registros de correo electrónico muestran que Shaub está cada vez más preocupado y frustrado por la apatía del equipo de transición: El 10 de noviembre, la OGE se ofreció a facilitar las guías para ayudar con el proceso de transición. Ningún correo electrónico fue enviado en respuesta, y cinco días más tarde Shaub recurrió a preguntar si incluso si estaba en contacto con la gente adecuada: “Estamos ansiosos de ayudar, pero las noticias recientes nos tienen un poco confundidos acerca de a quién debemos contactar”, escribió a varios miembros del equipo de transición.

Ese correo electrónico recibió una respuesta −Shaub estaba enviando los correo electrónicos a las personas adecuadas. Simplemente no le estaban dando la cooperación que él quería. El 18 de noviembre −el día en que los medios de comunicación informaron que Jeff Sessions sería la elección de Trump para el procurador general−Shaub puso el tema en términos absolutos:

“Como discutimos antes de las elecciones, anunciar los elegidos para el gabinete sin tomar en cuenta a la OGE en la oferta para tener un vistazo temprano a la situación financiera de los seleccionados plantea el riesgo de vergüenza para el Presidente electo (y el candidato individual para la nominación)”, escribió Shaub , “en el caso de que el individuo deja la nominación después de saber lo que él o ella tendría que hacer con sus intereses financieros (…) Realmente nos gustaría ayudarle a evitar ese resultado indeseable “.

Los nombramientos de la Casa Blanca también deben ser examinados por adelantado, continuó Shaub. “Si no nos involucramos temprano para prevenir problemas, no podremos ayudarlos después del hecho”, advirtió.

Para entonces, Trump había elegido a un jefe de gabinete, un consejero principal y un procurador general, mientras que Shaub estaba luchando para conseguir una reunión con el mejor abogado del equipo de transición. Pero la idea de que Trump podría estar arriesgándosea pasar vergüenza finalmente pareció imponerse. El 5 de diciembre, los registros de correo electrónico muestran que el proceso estaba en marcha, con el equipo de transición haciendo preguntas técnicas sobre la presentación de los formularios.

Los funcionarios de transición no respondieron a las preguntas sobre por qué se produjo la desconexión entre la oficina de ética y el equipo de transición. Sean Spicer, secretario de prensa de Trump, dijo el lunes que cada nominado con una audiencia esta semana ha presentado el papeleo requerido (aunque eso no significa que los acuerdos están finalizados). El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell−que quería que las audiencias para los nombramientos de Obama en 2009 esperaran hasta que los acuerdos de ética y las verificaciones de antecedentes estuvieran completas−, insinuó que los demócratas que están planteando preocupaciones están amargados por perder las elecciones.

La Oficina de Ética Gubernamental fue establecida en 1978 en medio de una ola de reformas post-Watergate destinadas a asegurar que los funcionarios del gobierno federal trabajen por el bien público y no por su propio beneficio personal. La oficina requiere que los altos funcionarios compartan información sobre sus finanzas e inversiones y elaboren un plan para eliminar los conflictos de intereses.

Los candidatos para puestos en la rama ejecutiva que requieren la confirmación del Senado están obligados legalmente a presentar su empleo, ganancias, inversión y clientes a la oficina de ética. La oficina revisa las revelaciones, busca posibles conflictos de interés y prepara un plan para lidiar con ellos. El candidato podría acordar poner sus inversiones en un fideicomiso ciego, por ejemplo, o rehusarse a tomar decisiones relacionadas con sus antiguos empleadores.

Entonces la oficina de ética firmaría el acuerdo, y lo envía, junto con las informaciones financieras, al Senado antes de que comience el proceso de confirmación.

El proceso toma, como promedio, casi siete semanas de principio a fin para un nominado, lo que significa que las transiciones presidenciales son un período especialmente agitado. Pero el año 2016 se suponía que sería más suave, porque el Congreso aprobó nuevas leyes que exigen  a las campañas comenzar a planificar tempranas y a las agencias federales prepararse para pasar la batuta al próximo presidente.

Como resultado, el equipo de transición de Trump recibió un manual de usuario para una administración ética −un folleto de la OGE que los guiará a través de los pasos que tendría que dar para cumplir con las leyes de conflicto de intereses. La oficina recomendó que los posibles candidatos completaran su información financiera incluso antes de que el presidente anunciara públicamente sus nominaciones.

Aunque los presidentes recién elegidos están bajo presión para nombrar rápidamente a un Gabinete y los asesores principales, lo que puede demorar una larga revisión ética, hay buenas razones para seguir el consejo de la oficina de ética: Las informaciones financieras no sólo dan lugar a conflictos de intereses ilegales. También pueden revelar información no relacionada pero vergonzosa que puede acabar derribando una nominación −un golpe evitable para un nuevo presidente.

El presidente Bill Clinton tuvo que retirar a sus dos primeros nominados para abogado general cuando informaciones financieras revelaron que habían contratado inmigrantes no autorizados. Tom Daschle, la selección inicial del presidente Obama para el secretario de salud y servicios humanos, abandonó el proceso de confirmación en 2009 después de que su situación financiera reveló que no pagó US$128,000 por un carro con chofer.

Pero ejemplo de Daschle aparte, la administración de Obama comenzó en gran parte temprano. En la “mayoría aplastante” de los casos, escribió Shaub en una carta a los demócratas del Senado el sábado, los nominados fueron aprobados por la oficina de ética antes de que el presidente incluso anunciara sus elegidos.

El equipo de Trump, por otro lado, nombró a ReincePriebus como jefe de personal, Steve Bannon como asesor principal, y Jeff Sessions como procurador general sin consultar a la oficina de ética en absoluto.

Hay 19 nominados que no han terminado sus informes de ética

Los retrasos ya tienen consecuencias reales. Antes del Día Inaugural en 2009, el equipo de Obama había presentado cerca de 80 informaciones financieras para que la OGE las revisara, de acuerdo con la guía de transición de cargos.

La OGE dice que los siete acuerdos de ética que ha elaborado hasta ahora con los candidatos de Trump, por el contrario, representan el 54 % de las entregas. En otras palabras, 13 de los 26 candidatos anunciados de Trump ni siquiera han terminado su papeleo.

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.