El caos en la concesión de contratos de energía renovable, en la CNE y la CDEEE, beneficia la corrupción

La entidad del Estado responsable de otorgar las concesiones de energías renovables es la Comisión Nacional de Energía, una dependencia del Ministerio de Energía y Minas, y quien firma los acuerdos PPA, de compra de energía renovable, que van atados, es la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales.

El pasado 4 de abril de 2017, la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE) realizó un acto de lanzamiento en uno de los salones del Hotel Sheraton de Santo Domingo, República Dominicana, donde anunció el inicio de ocho (8) nuevos proyectos de generación a partir de fuentes renovables de energía, que aportarán 361.2 megavatios nuevos al sistema a partir del 2018.

El anuncio lo hizo el vicepresidente ejecutivo de la CDEEE, Rubén Jiménez Bichara, durante el lanzamiento del Plan de Apoyo a los Proyectos de Energías Renovables, que en el corto plazo aumentará a 556.21 megavatios la disponibilidad de energía limpia en el Sistema Eléctrico Nacional Interconectado (SENI).

Estas nuevas generadoras, tres solares y cinco eólicas, se sumarán a los parques de generación existentes, que cuentan con capacidad de 195 megavatios.

Juan Rodríguez Nina, director ejecutivo de la Comisión Nacional de Energía, dijo que nadie ha hecho más que Danilo Medina por las energías renovables, y que “hemos otorgado permisos por 250 megavatios de energía renovable en concesiones nuevas, solamente en energía eólica”, en tanto que en energía solar, se otorgaron permisos para 150 megavatios nuevos. “Al término del gobierno de Danilo Medina podríamos estar hablando de una matriz energética que podría estar entre el 30 o 31% de generación a través de energía renovable”, dice Juan Rodríguez Nina en unas declaraciones divulgadas el fin de semana por la Dirección de Comunicación de la presidencia de la República.

Sin embargo ¿cuál es la realidad? ¿Es cierto que es tan halagüeño el panorama y que los proyectos están caminando como fueron concebidos por los inversionistas privados que creyeron en el cuento de que estábamos en condiciones de estimular las fuentes de energías hermanadas con el medio ambiente?

Veamos algunos de los proyectos que la CDEEE y la CNE promueven como exitosos:

(Dar click al gráfico para mejor visualización)

Los proyectos anunciados por la CDEEE, con la capacidad de generación autorizados, hasta llegar a 556.2 megavatios

Lista de Proyectos

Las centrales fotovoltaicas que se supone iniciarán operaciones comerciales el próximo año 2018 son el Parque Montecristi Solar, en Guayubín, Montecristi, con una inversión de US$100 millones de la empresa F&S Solar (Montecristi Solar FV, SAS), que aportará 57.96 megavatios.

El presidente en el primer picazo del inicio del parque Poseidón

También el parque Fotovoltaico Mata de Palma, en San Antonio de Guerra, con una inversión de US$110 millones de la empresa Washington Capital Group Energy (WCG Energy LTD), que aportará 50 MW y el Parque Canoa Solar, en Vicente Noble, Barahona, con una inversión de US$ 40 millones de la empresa Potentia (Emerald Solar Energy), que aportará 25 MW.

Con el viento como fuente de energía se espera que se construyan cinco parques eólicos, dos en Montecristi, dos en Puerto Plata y uno en Baní. En el Parque Eólico Guanillo, en Villa Vásquez, Monte Cristi, con una inversión de US$100 millones de la empresa Akuo Energy (PECASA) para generar 50 megavatios. También en Montecristi la empresa IC Power DR Operations/CEPP, invertirá USS110 millones en el Parque Eólico Agua Clara que producirá 50 megavatios.

Los proyectos en Puerto Plata son el Parque Eólico Los Guzmancitos, en Luperón, donde la empresa CBRE Gryffin (POSEIDON) invertirá US$125 millones para producir 48.3 megavatios y el Parque Eólico Jasper entre Maimón e Imbert, donde la misma empresa CBRE Gryffin invertirá US$107.3 millones para producir 46 megavatios. En Matanza, Peravia, el Grupo Inveravante invertirá US$87.5 millones en el Parque Eólico Matafongo, que producirá 34 megavatios.

(Dar click al gráfico para mejor visualización)

Los inversionistas y otros datos de los proyectos

 Lo formal y lo legal

Aunque los proyectos serán construidos con inversión privada, cuentan con el apoyo de la CDEEE, la cual solicitó al Poder Ejecutivo, el 23 de noviembre de 2015, un poder especial y autorización con el objetivo de establecer las condiciones generales que regirán todos los contratos de compra venta de energía a partir de fuentes renovables eólicas y solares fotovoltaicas.

Adjunto a la mencionada solicitud, la CDEEE envió una lista de once (11) proyectos con los cuales firmaría nuevos contratos. El Poder Especial 121-15 fue remitido por el Poder Ejecutivo al Vicepresidente Ejecutivo de la CDEEE el 27 de noviembre de 2015

Juan Rodríguez Nina, director ejecutivo de la Comisión Nacional de Energía

El interés de la CDEEE de establecer términos y condiciones específicas es asegurar que efectivamente dichos proyectos sean desarrollados, a los fines de garantizar su inicio y conclusión en tiempo oportuno y evitar que sean utilizados como instrumentos de negocios.

En tal sentido, los nuevos contratos imponen un tiempo límite para el inicio de las obras de construcción del proyecto, un tiempo límite para la entrada en operación comercial de la central de generación y, además, de la imposibilidad de venderlos antes de su terminación y puesta en servicio.

Los beneficiarios de concesiones definitivas para obras de generación con base en fuentes de energía renovable (eólica y solar), deben garantizar el inicio de las obras dentro de los primeros seis (6) meses a partir de la adjudicación contractual (PPA) y serían penalizados si no cumplen los compromisos asumidos, así como la obligatoriedad de concluirlas dentro de un plazo establecido, que no sería mayor de 18 meses. Adicionalmente los proyectos no podrían cambiar de dueños, pues la CNE y la CDEEE buscaban que los firmantes ejecutaran los mismos, pues en principio eran plenamente capaces técnica y económicamente de ejecutarlos, motivo principal de la firma de los contratos.

Lo irregular con las concesiones a entidades sin historia, ni nombre ni referencias

Sin embargo, hemos encontrado evidencia en algunos de los ocho (8) proyectos anunciados por la CDEEE, que indican que no han iniciado obras de construcción y la propiedad de la concesión ha cambiado en alguno de ellos, con pleno conocimiento de la CDEEE y la CNE.

Por ejemplo, el contrato de concesión definitiva para el Parque Montecristi Solar fue firmado el 16 de septiembre de 2016 y a la fecha no ha mostrado evidencia de inicio de obras, quitando haber construido una carretera y valla perimetral. Ya ha pasado un año, tiempo en el que perfectamente se construye un proyecto de este tipo.

El presidente Danilo Medina dando inicio al proyecto Poseidón

Así mismo, tal como se describe en el informe técnico realizado por la CDEEE, luego de una visita a terreno, para confirmar el inicio de obras del proyecto parque Eólico Jasper en Puerto Plata, tampoco se evidencia el inicio de obras, concluyendo la CDEEE que los trabajos de construcción están retrasados.

Por otro lado, a pesar de que las nuevas condiciones que ha aplicado la CDEEE eliminan la vieja práctica de buscar un contrato de compra de energía para utilizarlo como instrumento de negociación y obtener beneficios económicos sin realizar la inversión acordada, encontramos evidencia de cambio de propiedad o titularidad de los proyectos. Claro que de esos contratos varios se han ejecutado con empresas incapaces, a todas luces, de ejecutar los mismos y su única salida era revenderlos, para el buen negocio de esas empresas. Un claro ejemplo es CBRE Gryffin, que la CDEEE indicó como desarrollador del proyecto Jasper y Poseidón, aunque no tenían ninguna experiencia al respecto. O el proyecto Mata de Palma, cuyo desarrollador anunciado por la CDEEE no tiene ninguna experiencia en ese tipo de proyectos ni muestra capacidad de ejecución.

Entre las exigencias para los nuevos contratos se indica: “Hasta la entrada en operación comercial, el productor no podrá vender, ceder o traspasar, de manera total ni parcial, a ninguna otra entidad o tercero, en la cual éste sea o no accionista o bajo cualquier modalidad de propiedad o titularidad, ninguno de los derechos u obligaciones derivados del Contrato; así como de cualesquiera de sus enmiendas pasadas, presentes o futuras, bajo pena de terminación anticipada del mismo sin más trámite ni responsabilidad para la CDEEE”. “En caso de que alguien compre uno de esos contratos se arriesga a perder su inversión, puesto que la CDEEE no está obligada ni dispuesta a reconocerlo”, indica una nota de la empresa estatal.

Un ejemplo que contradice los términos y condiciones establecidos en el reglamento del Poder Ejecutivo o autorización mediante el poder 121-15 y que además contradice lo expuesto por la CDEEE en el evento de lanzamiento de los proyectos renovables (https://www.youtube.com/watch?v=60lgVa8w35M), es el del proyecto Parque Eólico Los Guzmancitos POSEIDON, en Puerto Plata, donde se suponía que la empresa Gryffin Partners, canadiense, invertiría US$125 millones para producir 48.3 megavatios, sin embargo, durante el acto inaugural del primer picazo el pasado 26 de julio de 2017, el inversionista Miguel Feris Chalas representante de la empresa Los Orígenes, agradeció al Presidente Danilo Medina el apoyo al sector y aseguró que cuenta con un capital 100% dominicano (https://presidencia.gob.do/noticias/danilo-medina-da-primer-palazo-construccion- parque-eolico-los-guzmancitos-en-puerto-plata). Es decir, que el proyecto fue vendido.

Otro ejemplo que muestra una clara tendencia de corretaje y venta de papeles lo podemos ver con la empresa Koror Business SRL y su proyecto Parque Solar Soco de 50 MW, donde le fue aprobada una Concesión Definitiva por el Directorio de la CNE el 5 de abril del 2016 y, según su último acto de asamblea, los accionistas del proyecto cambiaron posteriormente el 09 de septiembre del 2016, de acuerdo con los datos del Registro Mercantil de la empresa, que posee Acento. Tanto las cuotas sociales del señor UWE GANSER como las de la sociedad CO2DEX y MBH, fueron cedidas a favor de las empresas Bas Projects Corporation, S.L. y Global Dominion Access, S.A. Para ese momento, el poder ejecutivo no había aprobado aun el Poder para que el director de la CNE firme dicha Concesión Definitiva y por lo tanto, dicha transferencia de acciones se realizó en mitad del proceso, violando por completo la ley.

Lo que promueve el gobierno La Dirección de Comunicación de la Presidencia de la República ha divulgado este fin de semana las declaraciones de Juan Rodríguez Nina, Director ejecutivo de la Comisión Nacional de Energía, resaltando las virtudes de las decisiones oficiales sobre proyectos que generarán electricidad y que representan ya un alto porcentaje de energía relacionados con el medio ambiente. Aquí el video.

Proyectos con dificultades, vendidos en violación a lo establecido por la ley 57-07

En la lista de los proyectos de energía renovable de la CDEEE, y que sus inversionistas suscribieron  la declaración de Aceptación a los términos y condiciones establecidos por la empresa estatal, se incluyen 11 proyectos.

El número 1 aparece en manos de la empresa Desarrollos Fotovoltaicos DSS, SRL, para levantar una planta de energía impulsada por energía solar, con potencia de hasta 50 megavatios, y que se desarrollaría en La Victoria. Sin embargo, la empresa responsable, a la que le fue concesionario el proyecto y que aparece como firmante fue Isofoton, pero esta compañía “quebró” y se vendió ilegalmente el proyecto a la empresa ATERSA. La compradora también “quebró” y vendió ilegalmente el proyecto a Desarrollos Fotovoltaicos DSS, SRL Los propietarios originales eran dos alemanes que salieron del negocio.

Rubén Jiménez Bichara, vicepresidente ejecutivo de la CDEEE

Los proyectos que han marchado bien los de EGE-Haina (Parque Eólico Larimar 2) en Pedernales, Monte Plata Solar 2, de Electronic J.R.C, o Agua Clara, de IC Power en Puerto Plata, no requieren mucha atención, sino el apoyo de las autoridades y mantener los compromisos realizados para que dicha energía entre al sistema eléctrico dominicano lo antes posible.

Pero el proyecto Montecristi Solar, de 56.96 megavatios en el municipio de Guayubín, se encuentra paralizado. La CNE le otorgó la concesión a esta empresa mediante un contrato, firmado el 10 de agosto de 2012. La enmienda se firmó el 16 de septiembre de 2016 por Juan Rodríguez Nina, y le otorgaba un plazo de seis meses para iniciar los trabajos.

En tanto que el proyecto WCG Energy, para producir 50 megavatios en un parque denominado Washington Capital Energy Park, en el municipio Mata Palma, Monte Plata, se encuentra paralizado. La empresa inversionista que iba a desarrollar el proyecto y por la cual la CDEEE firmó el contrato de PPA era un inversionista italiano, el grupo Amaranto, el cual ya no está en el proyecto, el cual se encuentra a la venta de nuevo con conocimiento de la CDEEE y la CNE. El contrato se firmó el 9 de enero de 2013 y la enmienda el 7 de febrero del 2017, entre Juan Rodríguez Nina, por la CNE, y Serge Gharibian, como representante legal de WCG Energy. En esta enmienda se le otorgó un plazo de seis meses para iniciar los trabajos. Este inicio de trabajos implica iniciar obra formalmente, con contratos de construcción, aprobación de financiamiento de bancos, etc. Debió iniciar los trabajos de esta forma en julio del 2017 pero sigue a la venta.

El Grupo Eólico Dominicano, que busca producir 50 megavatios en el Parque Eólico Matafongo, en Matanzas Baní, es un gigante español que ya ha iniciado obras, pero las trabas burocráticas impidieron que empezara mucho antes, en el 2013. El proyecto de Jasper Caribbean Windpower, con un proyecto de parque eólico de 115 megavatios en los municipios de Maimón e Imbert, Puerto Plata, es todo un caso. Primero la Ley no permite el desarrollo de proyectos de 115 MW sino de un primer proyecto de 50 MW y poder ampliar el mismo a 50 MW más. Pero la CDEEE firmó un PPA que ofrece la posibilidad de desarrollar 115 MW. Además la concesión se obtuvo sin tener el proyecto contratos de alquiler para el uso de suelo, lo que viola la Ley y debería impedir tener un contrato de concesión, por supuesto también que se firme un contrato de compra venta de energía o PPA. La CNE y Jasper firmaron enmienda al contrato el 8 de diciembre del 2016, y se le otorgó un plazo de seis meses adicionales para el inicio de los trabajos. El 8 de junio una comisión técnica de CDEEE visitó el lugar para constatar el inicio de las obras y comprobó el retraso en los mismos. Pero este proyecto sigue a la venta y la CDEEE no ha cancelado dicho contrato.

Antonio Isa Conde, Ministro de Energía y Minas

Pecasa o Parques Eólicos del Caribe, es propiedad de un grupo francés y busca desarrollar 50 megavatios de energía en el Parque Eólico Guanillo, en el municipio de Villa Vásquez, Montecristi. El contrato lo firmó Rodríguez Nina con Salvatore Longo Bellusci el 13 de diciembre del 2016, y le otorgó un plazo de seis meses para iniciar los trabajos. Este proyecto si parece ahora bien encaminado, aunque debería haber comenzado mucho antes. Quizá se retrasó por la burocracia existente.

Poseidón Energía Renovable busca desarrollar 50 megavatios de energía en Los Guzmancitos, Puerto Plata. El 26 de julio el presidente Medina acudió al inicio de la construcción de este parque. Su principal inversionista es el empresario Miguel Feris Chalas, quien dijo citar con un capital 100 por ciento dominicano.  Ese contrato fue otorgado el 2 de octubre del 2007, y el 8 de diciembre del 2016 la CNE le otorgó un plazo de seis meses para iniciar sus trabajos. Inició con retraso.

Y, finalmente, Emerald Solar Energy es un pequeño proyecto de 20 megavatios, en la sección Canoa, Barahona, y está a cargo de una empresa canadiense con buena trayectoria en el sector (Potentia Renewables), que estudia otras posibles inversiones en República Dominicana.

El mayor problema que confronta el país con los proyectos de energía renovable es que las trabas burocráticas y las búsquedas de coimas por vías de las reglamentaciones antojadizas y las debilidades institucionales, han inflado el valor de los proyectos y se ha desarrollado un mercado secundario que lo paraliza todo, salvo para algunos afortunados que consiguen desarrollar buenos negocios.

Entre los inversionistas de las energías renovables se tiene la impresión de que el caos ha sido provocado adrede, y en especial por autoridades, para aumentar el valor de segunda mano de los proyectos. Personas con influencia obtienen las concesiones y luego las venden, mientras que empresas que sí cumplen sus compromisos y tienen los recursos, además de capacidad, no pueden avanzar, o deben someterse al pago de coimas a las que no están acostumbradas.

Ernesto Vilalta, viceministro de Energía y Minas y representante de ese ministerio en el Directorio de la CNE

La entidad del Estado responsable de otorgar las concesiones de energías renovables es la Comisión Nacional de Energía, una dependencia del Ministerio de Energía y Minas, y quien firma los acuerdos PPA, de compra de energía renovable, que van atados, es la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales.

Los dos funcionarios, jefes de estas entidades, Rubén Jiménez Bichara y Juan Rodríguez Nina, trabajaban juntos antes en la CDEEE y son miembros ambos del PLD.

Hemos visto muchos vaivenes en los últimos años en el sector, sin que se consiga organizarse correctamente el mismo, manteniendo islas de poder que favorecen este caos, que pagamos todos los dominicanos con energía cara, servicio dudoso y proyectos retrasados que vienen a enriquecer el país y proteger el medio ambiente. ¿Hasta cuando? Es necesario que se institucionalice el sector, se organice y se cumpla la Ley.

 Tensiones entre la Comisión Nacional de Energía y el Ministerio de Energía y Minas

Ernesto Vilalta, vice ministro de Energía y Minas, y actuación como presidente del Consejo, reconoció que las tensiones han sido muy fuertes entre el Ministerio y la CNE. Vilalta pronunció algunas palabras como un “ramo de olivo”, para que “trabajemos en forma armoniosa, cumpliendo con los procedimientos. Estoy extendiendo una especie de ramo de olivo para aliviar las tensiones, las cuales han sido un poco fuertes entre el MEM y la CNE, cosas que no deben ser”.

Esta reunión se produjo el 5 de abril de 2016, y Juan Rodríguez Nina, director de la CNE, era consciente del significado de esas palabras. Ernesto Vilalta y Antonio Isa Conde, principales funcionarios del Ministerio de Energía y Minas, han querido que se cumpla la ley 57-07 sobre Energías Renovables. Esa ley prohibe expresamente que alguna sociedad que ha recibido una concesión del energía renovable sea vendida o cambie de control accionario, sin que previamente esa venta o cambio de acciones haya pasado por la aprobación del Consejo en la Comisión Nacional de Energía.

El objetivo de la prohibición es muy claro: quiere evitar que haya un negocio de segunda mano, patrocinado por políticos que se apropian de las concesiones, sin tener interés en desarrollar ningún proyecto, sino para vender a otros esos derechos adquiridos por razones políticas. Ha ocurrido en la República Dominicana y en muchos otros países de la región. Por tanto, la prohibición se entiende correcta.

Pero en esa reunión del 5 de abril el Consejo aprobó el otorgamiento de una concesión definitiva a favor de la empresa Koror Business, para desarrollar el parque solar Soco, de 50 megavatios, con tecnología electro solar fotovoltaica, a desarrollarse en la sección Yaguada del Sur, San Pedro de Macorís. La aprobación del Directorio fue a unanimidad.

Aprobaron Ernesto Vilalta por el Ministerio de Energía y Minas, Israel González Ortiz, por Industria y Comercio, Francisco J. Félix, por el Ministerio de Hacienda, Zoila González, por el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales,  y Juan Rodríguez Nina, como director ejecutivo y secretario del directorio de la CNE.

Pero qué resulta, y esto probablemente no se conoció entre los papeles de esta empresa, que la razón social Koror Business, con registro mercantil 1-30-79065-5 y un capital de 100 mil pesos cambió de propiedad y sus accionistas pasaron a ser las empresas BAS Projects Corporation, de España, y Global Dominion Access, también de España, representadas ambas por Usier Ugalde Ogueta, de nacionalidad española. Ese cambio se produjo en la asamblea del 9 de noviembre del 2016, como ya se dijo anteriormente.

Extraño el caso, porque Koror Business se registró el 9 de mayo del 2011, con capital dominicano, con domicilio en la Torre Veiramar I, apartamento 1002, del Malecón, sólo con un número de teléfono de contacto (809-731-5074), pero sin registro de correo electrónico ni del nombre de la persona responsable de la sociedad. No tenía empleados, no tenía referencia les comerciales y tampoco referencias bancarias. ¿Extraño, verdad?