La energía solar y la eólica liquidarán al carbón antes de lo que se piensa

La perspectiva de Bloomberg New Energy Finance muestra que las energías renovables serán más baratas en casi todas partes en pocos años.
Servicios de Acento.com.do - 16 de Junio de 2017 - 4:00 pm - Deja un comentario
Foto: Acento.com.do/Archivo/Para el año 2040, el viento y la energía solar representarán casi la mitad de la capacidad de generación instalada en el mundo, un 12 % más que ahora, y representan el 34 % de toda la energía generada, en comparación con el 5 % actual, concluyó BNEF.

REDACCIÓN INTERNACINAL-Un reportaje publicado por Bloomberg, de la autoría de Jess Shankleman  y Hayley Warren, pronostica que el carbón mineral será desplazado como fuente de energía mucho antes de lo que se había previsto, debido al proceso de abaratamiento de las energías renovables y alternativas, como la eólica y la solar.

Explica que la energía solar, una vez tan costosa que sólo tenía sentido económico en naves espaciales, se está volviendo lo suficientemente barata como para desplazar al carbón mineral e incluso a las plantas de gas natural del negocio más mucho antes de lo previsto.

Esa es la conclusión de un pronóstico de Bloomberg New Energy Finance (BNEF) sobre cómo los mercados de combustible y electricidad evolucionarán en 2040.

El grupo de investigación estimó que ya rivaliza con el costo de las nuevas plantas de carbón en Alemania y Estados Unidos, y para 2021 lo hará en mercados de rápido crecimiento como China e India.

El costo de los parques eólicos marinos, hasta hace poco la tecnología más costosa de renovación de la corriente principal, se reducirá un 71 %, haciendo a las turbinas instaladas en el mar otra forma competitiva de generación.

El panorama indica que la energía verde está arraigándose más rápidamente de lo que anticipan los expertos. Esto significaría que la contaminación mundial por dióxido de carbono a partir de combustibles fósiles podría disminuir después de 2026, lo que contrasta con el pronóstico central de la Agencia Internacional de Energía, que prevé que las emisiones aumentarán de manera constante durante las próximas décadas.

“Los costos de las nuevas tecnologías energéticas están cayendo de una manera que es más una cuestión de cuándo que de si”, dijo Seb Henbest, un investigador de BNEF en Londres y autor principal del informe citado por el reportaje de Bloomberg.

Explica que el informe también reveló que en el transcurso, hasta 2040, China e India representan los mercados más grandes para la nueva generación de electricidad, al atraer US$4 billones, o cerca de 39 % de toda la inversión en la industria.

El costo de los parques eólicos marinos, hasta hace poco la tecnología más costosa de renovación de la corriente principal, se reducirá un 71 %, haciendo a las turbinas instaladas en el mar otra forma competitiva de generación.

Al menos US$239,000 millones se invertirán en baterías de iones de litio, convirtiendo los dispositivos de almacenamiento de energía en una manera práctica de mantener los hogares y las redes eléctricas abastecidos de manera eficiente y de expandir el uso de los coches eléctricos.

El gas natural cosechará US$804,000 millones, lo que supone un 16 % más de capacidad de generación y hará que el combustible sea fundamental para equilibrar una red que depende cada vez más de la energía que fluye de fuentes intermitentes, como el viento y la energía solar.

Las conclusiones de BNEF sobre las energías renovables y su impacto en los combustibles fósiles son más tremendas. La electricidad de paneles fotovoltaicos cuesta casi un cuarto de lo que costaba en 2009 y es probable que caiga otro 66 % en 2040. El viento en tierra, cuyo precio ha bajado un 30 % en los últimos ocho años, caerá otro 47 % al final en la previsión de BNEF.

Eso significa que incluso en lugares como China e India, que están instalando rápidamente plantas de carbón, la energía solar comenzará a proporcionar electricidad más barata tan pronto como a principios de los 2020.

“Estos puntos de inflexión están ocurriendo antes y no podemos negar que esta tecnología está siendo más barata de lo que pensábamos”, dijo Henbest.

El carbón será la víctima principal, con 369 gigavatios de proyectos pendientes de cancelación, según BNEF. Se trata de toda la capacidad de generación de Alemania y Brasil en conjunto.

La capacidad de carbón se hundirá incluso en Estados Unidos, donde el presidente Donald Trump está tratando de estimular los combustibles fósiles. BNEF espera que la capacidad de carbón del país en 2040 será aproximadamente la mitad de lo que es ahora, después de que las plantas más viejas se desconecten y sean reemplazadas por fuentes más baratas y menos contaminantes como el gas y las energías renovables.

En Europa, la capacidad caerá en un 87 %, ya que las leyes ambientales aumentan el costo de la quema de combustibles fósiles. BNEF espera que el hambre mundial por el carbón disminuya a partir de 2026, a medida que los gobiernos trabajan para reducir las emisiones de acuerdo con las promesas del Acuerdo de París sobre el cambio climático.

“Más allá del mandato de un presidente, Donald Trump no puede cambiar la estructura del sector energético global por sí solo”, dijo Henbest.

En resumen, el crecimiento de las tecnologías energéticas de emisión cero significa que la industria abordará la contaminación más rápidamente de lo que generalmente se acepta. Mientras que esto reducirá el ritmo del calentamiento global, se necesitarán otros US$5,3 mil  millones de inversión para tener suficiente capacidad de generación con el fin de mantener los aumentos de temperatura a finales del siglo en un nivel manejable de 2 grados centígrados.

Los datos sugieren que el viento y la energía solar se están convirtiendo rápidamente en fuentes principales de electricidad, dejando de lado las percepciones de que son demasiado caras para competir con los combustibles tradicionales.

Para el año 2040, el viento y la energía solar representarán casi la mitad de la capacidad de generación instalada en el mundo, un 12 % más que ahora, y representan el 34 % de toda la energía generada, en comparación con el 5 % actual, concluyó BNEF.

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.