Arte sacro y la fe se funden en el XXVIV concierto Viernes Santo

La Catedral primada colmada de público que acudió a disfrutar voces e instrumentos en tono sacro, es la mejor evidencia de que no todo el mundo tomó el tiempo de Semana Santa para vacacionar.
Foto: Fuente externa/Acento.com.do/El ministro de Educación, Andrés Navarro; Monseñor Francisco Ozoria, arzobispo metropolitano de Santo Domingo; Carlos Zaglul;y Mirjan Abreu, directora de Negocios Personales de Banreservas, en primera fila del Concierto de Viernes Santo en la Catedral de Santo Domingo.

SANTO DOMINGO, República Dominicana.-El espectáculo de música y canto clásico, que auspicia Banreservas desde hace 29 años, reiteró su arraigo  ante una audiencia católica que   volvió a  ocupar  cada asiento disponible en la  Catedral  para escuchar voces angelicales de niños y adultos, en el estreno del oratorio Sabath Mater, de Gioacchino Rossini.

El coro de la Catedral, dirigido por el joven maestro Fernando Herrera, dirigiendo ante quien le enseñó buena parte de lo que sabe, el profesor José Del Monte Peguero, maestro de Capilla y  fundador,  hizo una altísima interpretación de la obra del compositor italiano que  musicalizó este oratorio en el siglo XIX, a partir de un texto de cuyo título  quiere decir “Estaba la madre”, original del fraile franciscano Jacopone da Todi y es una de las piezas literarias más musicalizada a través de los años.

El oratorio  del Siglo XIII “Stabat Mater”, 10 canciones que narran el sufrimiento de la Virgen María por la crucifixión de su hijo Jesús.

El  vigésimo noveno Concierto de Viernes Santo, ratificó que más que un espectáculo de arte vocal clásico, es una firme tradición sustentada en la fe católica, al celebrarse nueva vez en el principal templo de la capital, colmado de feligreses que esperan su celebración como parte de la Pascua Florida, que tantas personas toman para vacacionar.

 

El concierto inició pasaditas las 8 de la noche con la actuación de la sección infantil del Coro quhizocon tres piezas  entonadas cual si fueran ángeles, ante una admirada audiencia en el más elevado templo católico dominicano.

La primera interpretación infantil del concierto fue Ave María, de Dante Andreo, que fue recibida con aplausos extendidos por parte del público que llenaba la nave principal del recinto religioso. Los niños son dirigidos por la maestra Wanda Guzmán.

Las otras dos piezas de estos 20 niños, fueron Per Crucen, de Jaques Berthier y Pie Jesús, de Mary Lynn Ligthtfoot.

El tradicional concierto de Viernes Santo estuvo presidido por el arzobispo metropolitano de Santo Domingo, monseñor Francisco Ozoria Acosta, acompañado de la directora general de Negocios Personales de Banreservas, Mirjan Abreu y otros ejecutivos de la entidad financiera y personalidades civiles y militares, junto a quienes estaba el Ministro de Educación, licenciado Andrés Navarro.

La dirección y producción de la actividad estuvo a cargo del maestro de Capilla, José E. Delmonte Peguero, a quien le acompañaron los directores Wanda Guzmán y Fernando Herrera.

En esta edición, el público escuchó las interpretaciones de los solistas invitados Paola González, soprano; y DiómedesOgando, bajo; además de los integrantes del coro, Glenmer Pérez, mezzosoprano; y Nelson Veras, tenor; y la participación de la Sección de Niños, quienes entonaron motetes propios del tiempo religioso.

Otras canciones que fueron entonadas en la noche sacra fueron las dominicanas Padre Nuestro, de monseñor Rafael Bello Peguero, y CruxFidelis, de José de Jesús Ravelo; y las clásicas ¿Quién así te ha llagado?, y ¿Por qué, Jesús, no lloras?, de Johann Sebastian Bach; y PopuleMeus, de Tomas Luis de Victoria.

El concierto es encabezado por su  Excelencia Reverendísima, Monseñor Francisco Ozoria, Arzobispo Metropolitano de Santo Domingo, Primado de América.

 

 

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.