Lula, auge y caída del “hijo de Brasil”, condenado por corrupción por el juez Moro

Hace apenas tres años, Sergio Moro era un desconocido para los brasileños. Hoy, el juez figura entre los favoritos para la Presidencia tras el protagonismo adquirido por la investigación del mayor escándalo de corrupción de la historia de Brasil.

Río de Janeiro, 12 jul (EFE/Mar Marín).- “Prueben que soy corrupto e iré caminando a la cárcel”. Así defendía Luiz Inácio Lula da Silva su inocencia cuando ya estaba cercado por la Justicia y la caída del “hijo de Brasil”, como quedó bautizado en una película sobre su vida, era imparable.

Lula encarnó hasta hoy, cuando a su historia se agrega una condena en primera instancia a 9 años y medio de prisión por corrupción pasiva y lavado de dinero que aún puede ser revertida, el sueño de millones de brasileños.

Logró salir de la miseria, estudiar, liderar un sindicato y alcanzar la Presidencia.

Una historia de novela con un triste final para un hombre que durante décadas enarboló la bandera de los trabajadores y la igualdad social, y convenció al mundo del éxito de su “revolución” pacífica.

Nacido en 1945 en el estado de Pernambuco, en el empobrecido noreste, Lula emigró con su madre y sus siete hermanos a los alrededores de Sao Paulo siguiendo los pasos de su padre, un campesino analfabeto y alcohólico que tuvo 22 hijos con dos mujeres, Lindú, la madre del expresidente, y su prima.

Conoció a su padre cuando tenía 5 años, vendió naranjas y tapioca en las calles, a los 15 empezó a trabajar como tornero y poco después se acercó al movimiento obrero y llegó a presidir el poderoso sindicato metalúrgico.

A comienzos de los años 80, en los estertores de la última dictadura militar brasileña, participó en la fundación del Partido de los Trabajadores (PT) con políticos e intelectuales de izquierda.

En 1986 se convirtió en el diputado más votado del país y comenzó a acariciar el sueño presidencial, aunque le costó cuatro intentos: 1990, 1994, 1998 y 2002, cuando finalmente lo logró, pero no con la imagen de barbudo sindicalista que le había hecho popular, sino con un estilo más diplomático y depurado y una estrategia de marketing político -“Lula, paz y amor”- que poco tenía que ver con la lucha obrera.

“Ayer, Brasil votó para cambiar. El brasileño votó sin miedo de ser feliz y la esperanza venció al miedo”, dijo en su primer discurso como presidente electo.

“Si al final de mi mandato cada brasileño puede comer tres veces al día, habré cumplido la misión de mi vida”, prometió.

Su experiencia como militante y su condición de “animal político” le permitieron esquivar los casos de corrupción de su primer mandato, como el Mensalao, que se llevó por delante a parte de la cúpula del PT.

“Nadie tiene más autoridad moral y ética que yo para transformar la lucha contra la corrupción en bandera, en una práctica cotidiana”, afirmó en 2005, en medio del escándalo provocado por el pago de sobornos a parlamentarios.

Entonces, con un PT golpeado, Lula no tuvo empacho en mirar hacia el centro y la derecha, sus antiguos adversarios políticos, en busca de apoyos para renovar su mandato, en 2006.

“Vamos a hacer lo que tiene que hacerse. ¿Saben por qué? Porque cualquier otro podría errar. Yo no puedo”, solía repetir.

Se mantuvo en el poder durante ocho años en los que logró sacar de la pobreza a 28 millones de personas y convenció a propios y extraños del milagro brasileño y de que, por fin, el gigante suramericano había conseguido dejar atrás la sentencia de que “Brasil tiene un gran pasado por delante”, para convertirse en el país del presente y el futuro.

Dejó el Gobierno con 87 % de popularidad, transformado en el político más valorado de Brasil -un récord difícil de superar por cualquier mandatario del mundo- y se dio el lujo de elegir a su sucesora, su ahijada política Dilma Rousseff, prácticamente desconocida para buena parte del electorado, y llevarla a la Presidencia.

Se convirtió en un personaje de película con “Lula, el hijo de Brasil”, estrenada en 2009 y que figura entre las más caras de la historia del cine nacional.

Como expresidente, logró mantener su popularidad intacta en los primeros años, hasta que la crisis y el desgaste hicieron mella en Rousseff y empezaron a multiplicarse los escándalos de corrupción que salpicaban a todos los partidos políticos, especialmente al PT por su condición de gobernante.

El “Lava Jato”, la investigación de la monumental trama de desvíos de Petrobras, golpeó al Gobierno de Rousseff, al PT y alcanzó a Lula.

La imagen del expresidente sacado por la fuerza de su casa por la Policía y conducido a declarar a una comisaría, en marzo de 2016, sacudió al país.

Con la crisis como telón de fondo, los viejos aliados del PT se volvieron en su contra y el aislamiento político de Rousseff allanó el camino para un proceso que terminó con su destitución el 31 de agosto.

Poco antes, Lula quiso entrar en un gobierno que tenía los días contados, en una maniobra que frenó la Justicia y fue interpretada como un intento de conseguir inmunidad frente a las acusaciones en su contra.

Durante todo este tiempo, ha defendido su inocencia y ha denunciado incluso un pacto “casi diabólico” de jueces, policías, fiscales y prensa para evitar que pueda volver a competir por la Presidencia.

“Hablo como ciudadano indignado. Tengo una historia pública conocida. Solo me gana en Brasil Jesucristo”, llegó a decir.

Pocos podían imaginar que el “hijo de Brasil”, a quien Time le dedicó una portada como el líder más influyente del mundo y diarios como Le Monde o El País nombraron “Hombre del año”, tendría este triste final político. EFE

Sergio Moro, el juez estrella que divide a Brasil

Río de Janeiro, 12 jul (EFE/Mar Marín).- Hace apenas tres años, Sergio Moro era un desconocido para los brasileños. Hoy, el juez figura entre los favoritos para la Presidencia tras el protagonismo adquirido por la investigación del mayor escándalo de corrupción de la historia de Brasil.

Inspirado en la operación “Manos Limpias”, que acabó con una compleja red de corrupción política en Italia en los años 90, el juez federal Sergio Moro ha emprendido una lucha que por momentos ha enfrentado al poder judicial con el político y que ha dividido a la sociedad brasileña entre quienes le consideran un “héroe” y quienes le ven como un “populista” con intereses partidarios.

Moro había conducido varias investigaciones de calado cuando, en 2014, asumió desde su juzgado de Curitiba la operación “Lava Jato”, que ha cobrado una dimensión inédita en Brasil.

Bautizada como “Lava Jato” (lavacoches) porque comenzó con un operativo en una gasolinera utilizada para lavar dinero, la investigación despegó con la delación de Alberto Youssef, un cambista vinculado con el exdirector de Petrobras.

El proceso destapó una monumental red que vació Petrobras -entonces la mayor empresa de América Latina-, y que salpica a dirigentes y partidos de todo el arco político y a algunos de los principales empresarios de Brasil.

Cuando Moro comenzó a investigar la trama, que ha desviado más de 4.000 millones de dólares según cálculos conservadores, era ya considerado un experto en la lucha contra el lavado de dinero.

Su primer gran caso, Banestado, terminó en 2003 con un centenar de acusados en la cárcel y la primera mención a Youssef, y dos años después colaboró con una magistrada del Supremo en un caso que golpeó al expresidente Luiz Inacio Lula da Silva y probó sobornos a legisladores a cambio de apoyo a su Gobierno.

También en la “Lava Jato”, Moro tuvo en la mira desde el inicio a Lula y no dudó en ordenar su detención para conducirlo a declarar a la fuerza ni en divulgar comprometidas conversaciones telefónicas privadas con la ahora expresidenta Dilma Rousseff.

Dos decisiones con un enorme impacto mediático pero también severamente criticadas desde sectores del poder judicial que le acusan de abusar de las prisiones preventivas.

“Estoy asustado con la República de Curitiba. Porque a partir de un juez de primera instancia todo puede ocurrir en este país”, llegó a admitir Lula, quien denunció incluso a Moro ante Naciones Unidas por “persecución política”.

El “juez estrella” de Brasil nació en Maringá, en el sureño estado de Paraná, en una familia de clase media, estudió derecho en su ciudad natal y se especializó en el combate al lavado de dinero en un programa de Harvard.

Con solo 24 años se convirtió en juez y ahora compagina su trabajo en un juzgado de Curitiba con sus actividades como profesor de la Universidad Federal de Paraná y asesor de la Comisión de Constitución y Justicia del Senado.

Tiene dos hijos con Rosangela Wolff, su esposa y principal valedora, creadora de la página “Eu Moro con ele” (un juego de palabras que significa yo vivo con él) para conseguir apoyo popular y acompañar al juez en sus horas más bajas.

Hoy, la página acumula más de 818.000 seguidores y el propio Moro la utilizó para agradecer, en un vídeo colgado en marzo, el respaldo de “una gran mayoría o tal vez la totalidad de la población”.

Su nombre, invocado con frecuencia en las manifestaciones contra la corrupción, figura en las encuestas entre los favoritos a la Presidencia de Brasil.

Tanto, que haría sombra al propio Lula, que encabeza la intención de voto y se vería en dificultades para vencer al juez en segunda vuelta.

La “Lava Jato” ha proyectado la figura de Moro tanto en Brasil como en el exterior: Apareció en la lista de las 100 personas más influyentes del mundo de la revista “Time” el pasado año y entre los 50 líderes con mayor influencia en el mundo de Fortune.

Muchos critican precisamente su exceso de protagonismo y su presunta proximidad con la actual cúpula del poder, que le ha reconocido con la medalla del Mérito Militar, avalada por el ministro de Defensa.

“Aunque aparentemente no muestra inclinación por un partido, su actuación acaba teniendo un carácter político”, admitía recientemente un antiguo colaborador del juez.

Admirador, entre otros, de Theodore Roosevelt y Abraham Lincoln, Moro sostiene que “el primer requisito para que el gobierno tenga éxito es la aplicación de la ley sin vacilación y la eliminación de la corrupción”.

“La exposición y el castigo de la corrupción pública es un honor para una nación, no una desgracia”, resumió en una ocasión. EFE