El tigueraje de Lula: Dice que su esposa fallecida era la interesada en apartamento regalado por OAS

Alega que un hombre no siempre le pregunta a su esposa sobre las cosas que hace. "Yo no sé si usted tiene mujer, pero no siempre se le pregunta qué va a hacer", dijo. El expresidente hizo críticas a la prensa, que, dice, lo criminaliza y demoniza.
Servicios de Acento.com.do - 11 de Mayo de 2017 - 10:30 am - Deja un comentario
Foto: CURITIBA (BRASIL), 10/05/2017.- Captura del video cedido por la Justicia Federal de Brasil, del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva durante su declaración ante el juez federal Sergio Moro, miércoles 10 de mayo de 2017, en Curitiba (Brasil), en calidad de imputado, por un supuesto caso de corrupción relacionado con la trama destapada en Petrobras. Lula prestó declaración durante cinco horas en los juzgados federales de Curitiba por la supuesta propiedad de un apartamento en el balneario paulista de Guarujá que figura en los registros a nombre de la constructora OAS. EFE/JUSTICIA FEDERAL DE BRASIL/MEJOR CALIDAD DISPONIBLE/SOLO USO EDITORIAL

CURITIBA, Brasil.-El testimonio del ex presidente Lula al juez federal Sergio Moro, en Curitiba, la tarde de ayer miércoles 10 de mayo está en los titulares de los principales diarios del país. En casi cinco horas de audiencia, Lula negó la propiedad del complejo habitacional tríplex en Guarujá, que sería un soborno de la empresa contratista, y atribuyó el interés por el inmueble a la mujer, Marisa Leticia, fallecida en febrero. El dirigente del PT afirmó además que no sabía de “propinas” y dijo ser víctima de una persecución.

El testimonio de Lula en algunos titulares de la prensa brasileña hoy:

O Globo

 “Lula atribuye a Marisa decisiones sobre tríplex y confirma reunión con Duque”

Acusado de cinco cargos, el ex presidente Lula depuso por primera vez al juez Sergio Moro, de Lava Jato, y negó las acusaciones de que habría recibido sobornos de la (empresa constructora) OAS en forma de reserva del tríplex en Guarujá. El dirigente político del PT atribuyó a su mujer, doña Marisa Leticia, fallecida en febrero, el interés y las decisiones sobre el inmueble. En el testimonio de más de cinco horas en el proceso sobre el tríplex, Lula también negó haber tenido conocimiento de corrupción en la Petrobras, pero admitió haberse encontrado con el exdirector de la estatal, Renato Duque, y se le preguntó si tenía cuentas en el exterior.

Estado de S.Paulo

 “El interés por triplex era de Marisa, dice Lula a Moro”

Lula dijo a Moro que la mujer no cerró negocio porque a “ella nunca le gustó la playa” y él identificó “quinientos defectos” en el edificio, pero confirmó que trató del apartamento, en dos ocasiones, con el ex presidente de OAS Leo Pinheiro. El expresidente afirmó además que es víctima de una “cacería política” y que será candidato en 2018. “Estaba terminando mi carrera política. Ahora, digo en alto y bien claro que quiero ser candidato a la Presidencia de la República otra vez”.

Folha de S.Paulo

 “Lula niega posesión de tríplex y atribuye decisiones a Marisa”

Según la Fiscalía, el inmueble integra beneficios de R$3,7 millones recibidos a cambio de ventajas a la contratista en contratos. Lula atribuyó decisiones sobre el tríplex a su mujer, Marisa, muerta en febrero. Moro le preguntó sobre la visita de Marisa al tríplex en 2014. “Yo no sé si usted tiene mujer, pero no siempre se le pregunta qué va a hacer”, dijo. El expresidente hizo críticas a la prensa, que, dice, lo criminaliza y demoniza.

Estado de Minas

 “Cinco horas de ‘no’, ‘no sé’ y ‘doña Marisa`’”

Interrogado en el proceso sobre el triplex de Guarujá, el expresidente emplea un tono evasivo, niega ser dueño del inmueble y dice que no conocía un esquema de corrupción en Petrobras.

El portal O Antagonista dice hoy en sus notas que si Lula quería las pruebas, la Lava Jato le mostró las pruebas. Y él tuvo que admitir casi todo.

Como ejemplo, subraya el siguiente momento del interrogatorio:

“Lula mintió diciendo que sólo fue informado sobre el triplex en 2013. El juez Sergio Moro recordó que en 2010, O Globo ya había publicado un reportaje sobre el inmueble. Fue uno de los pasajes más patéticos del testimonio de Lula:

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.