¿Cómo imaginaban los soviéticos de 1960 el año 2017, el centenario de la Revolución Rusa?

BBC Mundo - 11 de enero de 2017 - 5:21 am - Deja un comentario

Diapositiva que dice "En 2017".Derechos de autor de la imagen
Archivo de Sergey Pozdnyakov

Image caption

La historia futurista se llama “En 2017” y fue publicada en 1960, en forma de tiras de películas o diapositivas que podían proyectarse. Los textos fueron escritos por V. Strukova y V. Schevchenko; y los dibujos son de L. Smekhov.

¿Cómo sería hoy el mundo si la Unión Soviética no sólo existiera todavía, sino que también hubiera propagado el comunismo por todo el planeta?

En 1960 se publicó en el bloque soviético “En 2017”, un relato que se desarrolla en ese año, a pocos días del centenario de la Revolución Rusa o la “Gran Revolución de Octubre”.

En este escenario imaginario, la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) no se ha desintegrado -como sucedió realmente en 1991-, sino que es más poderosa que nunca.

Los soviéticos del futuro han construido, por ejemplo, trenes que cruzan el estrecho de Bering y han creado una represa capaz de detener las corrientes frías del Ártico.

El relato, escrito por V. Strukova y V. Schevchenko e ilustrado por L. Smekhov, fue publicado en 44 tiras de películas o diapositivas para Diafilm, una especie de proyector doméstico que se usaba en la décadas de los 60.

En enero de este año, “En 2017” volvió a difundirse por internet después de que el ciudadano ruso Sergey Pozdniakov compartiera las 44 diapositivas en su cuenta de VK (red social rusa comparable a Facebook).

Qué repúblicas formaron la URSS y sus países satélites y cuáles surgieron después de su disolución

Pozdniakov le dijo a BBC Mundo que su abuelo se las había comprado en 1962 en un mercado de Moscú. Ahora había decidido digitalizarlas porque se estaban deteriorando.

Aquí compartimos 10 de estas piezas. En lel relato, un escolar de Moscú, Igor, y sus compañeros conocen los adelantos soviéticos mencionados y van de excursión a Uglegrad, una ciudad subterránea construida bajo el Ártico y que vive en eterna primavera.

Pero mientras están conociendo el lugar, los “imperialistas” causan una explosión que pone en peligro la vida del planeta.

¿Será capaz el pueblo soviético de “devolver la paz a la Tierra”?

Derechos de autor de la imagen
Archivo de Sergey Pozdnyakov

  • En una clase de geografía, una pantalla de cine especial les muestra a unos escolares moscovitas las urbes futuristas que los soviéticos han construido. Una de ellas es Uglegrad, una ciudad subterránea que los alumnos visitarán al día siguiente.

Derechos de autor de la imagen
Archivo de Sergey Pozdnyakov

  • Los jóvenes también observan adelantos como los cohetes “fotónicos”, que viajan a la velocidad de la luz hacia el sistema planetario más cercano pero a la vez lejano, Alfa-Centauri.

Derechos de autor de la imagen
Archivo de Sergey Pozdnyakov

  • Al día siguiente de la clase, un reloj especial se encarga de despertar a Igor, protagonista de “En 2017”, para que llegue a tiempo a la excursión a Uglegrad, la ciudad subterránea.

Derechos de autor de la imagen
Archivo de Sergey Pozdnyakov

  • Para prepararse el desayuno, Igor inserta una receta que le dejó su madre en una cocina automática, capaz de escanear las indicaciones y mezclar los ingredientes.

Derechos de autor de la imagen
Archivo de Sergey Pozdnyakov

  • Después de dejar atrás el clima frío de Moscú, Igor y sus compañeros descienden hasta Uglegrad, una ciudad donde se vive en eterna primavera y donde la gente disfruta de la luz y del calor de una estrella de cristal.

Derechos de autor de la imagen
Archivo de Sergey Pozdnyakov

  • Los soviéticos son capaces de construir ciudades subterráneas gracias a estas potentes “moles robóticas”, máquinas perforadoras de roca hechas de acero resistente al calor.

Derechos de autor de la imagen
Archivo de Sergey Pozdnyakov

  • Mientras Igor y sus compañeros visitan Uglegrad, el Instituto Meteorológico Central soviético recibe terribles noticias. Los últimos “imperialistas” del mundo, que viven en una remota isla del Pacífico Sur, han realizado pruebas con armas prohibidas de “mesón” (un tipo de energía atómica), que causaron una “explosión sin precedentes”. No sólo destruyeron la isla, sino que causaron “perturbaciones en la atmósfera del planeta”.

Derechos de autor de la imagen
Archivo de Sergey Pozdnyakov

  • La explosión causada por los “imperialistas” desató tornados gigantescos que se acercan a Moscú.

Derechos de autor de la imagen
Archivo de Sergey Pozdnyakov

  • Pero los soviéticos cuentan con estaciones meteorológicas voladoras, capaces de controlar el clima. Con estas naves detienen las tormentas que los amenazan. Así salvan al mundo y pueden seguir preparando la celebración del centenario de la “Gran Revolución de Octubre”.

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.