Norte fue zona más golpeada por huracán Irma en República Dominicana; destrozos e inundaciones

El tránsito por las carreteras que comunican a Santiago con Puerto Plata, con Sosúa-Caberete, Río San Juan, Gaspar Hernández, Cabrera y con Nagua, fue interrumpido debido a la caída de árboles.
Máximo Laureano - 8 de Septiembre de 2017 - 7:25 am - Deja un comentario
Foto: Máximo Laureano/Acento.com.do/Santiago ha recibido fuertes aguaceros.

(Máximo Laureano y servicios de Acento.com.do)

SANTIAGO DE LOS CABALLEROS Y PUERTO PLATA, República Dominicana.-Fuertes ráfagas de viento, acompañadas de lluvias, ocasionadas por el paso del huracán Irma tumbaron árboles, derribaron letreros y cables del tendido eléctrico y levantaron los tejados de viviendas en varias comunidades norteñas de República Dominicana.

Los fuertes oleajes arrasaron ocho viviendas en el barrio Playa Oeste de Puerto Plata, y lo mismo ocurrió con otras tres en el sector la Piedra, de la localidad de los Charamicos, en Sosúa.

El cuerpo de Bomberos informó de que los vientos levantaron los tejados de decenas de casas con techos de zinc en Montellano, Puerto Plata, Sosúa, Luperón, entre otras.

Igualmente, los vientos afectaron plantaciones de bananos y otros rubros que se cultivan en la provincia, dijeron agricultores y autoridades.

El tránsito por las carreteras que comunican a Santiago con Puerto Plata, con Sosúa-Caberete, Río San Juan, Gaspar Hernández, Cabrera y con Nagua, fue interrumpido debido a la caída de árboles.

Efe pudo constatar que los vientos de Irma hicieron volar las láminas de zinc que cubrían modestas viviendas, así como ramas de árboles y letreros.

“Solo en Montellano las ráfagas del huracán Irma volaron el zinc de más de 20 viviendas”, dijo el socorrista Ernesto Tatis.

El gobernador de la provincia de Puerto Plata, Iván Rivera, señaló que las autoridades evalúan los daños materiales provocados por el fenómeno, mientras que Defensa Civil manifestó que hasta ahora no hay reporte de víctimas.

Mientras, en la provincia de Montecristi, al noroeste del país, en la frontera con Haití, los vientos se intensificaron durante la tarde de este jueves y derribaron algunas ramas de árboles.

Asimismo, organismos de socorro informaron de que, al menos diez comunidades del municipio de Restauración, de la fronteriza provincia de Dajabón, al noroeste del país, quedaron aisladas tras el desbordamiento del río Neita a causa de las lluvias que arrastró Irma.

La Defensa Civil de la provincia de Hermanas Mirabal, al norte de República Dominicana, refirió que, en el municipio de Salcedo, una casa colapsó y una granja avícola resultó afectada a causa de los efectos del ciclón, mientras que unas 500 personas fueron evacuadas y alojadas en refugios.

La República Dominicana sufre los efectos de Irma, principalmente en localidades de las zonas este, noreste y norte, donde se reportan fuertes lluvias y ráfagas de viento de entre 35 y 75 km/h, según la Oficina Nacional de Meteorología (Onamet).

El ojo del “extremadamente peligroso” huracán, de categoría 5, se mueve actualmente “muy cerca” de Turcos y Caicos en su camino al archipiélago de Bahamas, a unos 65 kilómetros al sur de la isla de Gran Turca y a unos 220 kilómetros al este de la Gran Isla de Inagua, según el último informe del Centro Nacional de Huracanes (CNH) de EE.UU.

El sistema mantiene vientos máximos sostenidos de 280 km/h y se desplaza hacia el oeste-noroeste con una velocidad de traslación de 26 km/h.

Según un probable patrón de trayectoria, el ojo de Irma “debería continuar moviéndose la tarde de este jueves entre La Española (que comparten Haití y República Dominicana) y las Islas Turcas y Caicos, para moverse a través el sureste de Bahamas más tarde y el viernes cerca del centro de Bahamas”.

Santiago

Las personas fueron refugiadas en el sector Igco,  en el municipio de Tamboril, para recibir las atenciones de las autoridades del Estado, representadas en Santiago, por la Gobernación de Santiago.

Charlie Albino, asistente de la gobernadora de Santiago, Aura Toribio, dijo que irían de inmediato a estos lugares para ayudar a las personas hasta que la situación retorne a la normalidad.

Arias dijo que estas son las únicas personas que por el momento ha sido necesario sacarlas de sus casas, en Santiago, los barrios afectados por inundaciones,  las personas se han desplazado de manera voluntaria a casa de amigos y parientes.

La Defensa Civil en Santiago ha reportado que tres casas  resultaron destruidas producto de los deslizamiento de tierra en el barrio La Gloria, en Cienfuegos, en Santiago de los Caballeros. Allí también decenas de casas, permanecen inundadas, mientras se informa de la caída de algunos árboles.

Francisco Arias, director local de Defensa Civil, también reportó que en Tamboril fue necesario llevar a unas 30 personas a un refugio, porque en sus casas corrían riesgo.

Calamidad Hoya del Caimito

Sobre las inundaciones reportadas en el barrio Hoya del Caimito, en  próximo a la avenida 27 de Febrero,  Arias dijo que se trata de personas que ya han vivido esa situación de manera frecuente y que ya saben qué hacer en esos casos.

Dijo que los afectados están acostumbrados a esperar que las aguas bajen para ocupar sus casas, y que esto es consecuencia de que se han tapado las cañadas con las construcciones y no han dejado espacio para que el agua corra.

Pero algunos moradores tienen otra versión: afirman que lo que ha pasado es que  desde la avenida 27 de Febrero se han desviado las aguas pluviales hacia su barrio.

Aunque Santiago está entre las provincias con alerta roja, estas personas se  mantienen en sus casas, confiadas en que nada más les pasará.

Algunos dicen que no salen simplemente para evitar que les roben sus pertenencias.

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.