Piden expulsión de Odebrecht tras revelaciones de abogado no desmentidas

"Como lo afirma Tacla Durán, al punto de que el jefe de esta empresa delincuente, Marcelo Odebrecht mudó a nuestro país la oficina que repartía los sobornos en 12 países en dos continentes".
Servicios de Acento.com.do - 30 de Julio de 2017 - 4:30 pm - Deja un comentario
Foto: Fuente externa/Acento.com.do

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- El Comité Nacional de Lucha Contra el Cambio Climático pidió la expulsión inmediata del país de la empresa Odebrecht tras hacerse públicas las revelaciones del antiguo abogado de la empresa, Rodrigo Tacla Durán, y no desmentida por la transnacional brasileña.

El colectivo consideró que es una cuestión de dignidad nacional proceder a sacar del país a Odebrecht ante la evidencia de que convirtió “la República Dominicana en un  centro internacional de lavado de activos, sobornó a funcionarios con dinero y con favores sexuales que implica al tráfico de personas o trata de blancas, y por tanto en un burdel para funcionarios locales y extranjeros”.

“La corrupción de Odebrecht es algo tan promiscuo y rastrero que indigna a todas las personas decentes de este país, y obliga a castigar a esta banda mafiosa  con su desaparición, al menos en el territorio nacional”, planteó.

También demandó que todos los actuales y pasados funcionarios que fueron cómplices de Odebrecht, sin importar su rango, deben ser destituidos de sus puestos, juzgados y encarcelados de inmediato.

“Indigna que las autoridades nacionales se mantengan en silencio ante las escandalosas revelaciones de Tacla Durán, lo que es una tácita admisión de complicidad con Odebrecht y con  su proterva conducta”, añadió.

Afirmó que a la luz de estas revelaciones publicadas en el diario español El País, se entiende la renuencia de las autoridades nacionales de perseguir a Odebrecht, pese a que confesó en diciembre pasado que había sobornado por 92 millones de dólares a funcionarios para obtener los contratos de obras, entre los años 2001 y 2014, en el país.

“Está claro que el presidente Danilo Medina es un estrecho colaborador de Odebrecht, como lo afirma Tacla Durán, al punto de que el jefe de esta empresa delincuente, Marcelo Odebrecht mudó a nuestro país la oficina que repartía los sobornos en 12 países en dos continentes”, adujo.

El Comité señaló que la protección que ha tenido Odebrecht en el país es una prueba de que las autoridades, especialmente de la actual administración, son socias de esta empresa delincuente. “Odebrecht y estas autoridades se asociaron para desfalcar al presupuesto nacional y por tanto están obligadas a proteger a sus compañeros de fechorías”, sentenció.

Atribuyó a “esta asociación de malhechores” la resistencia del gobierno de cumplir con la Ley de Contrataciones Públicas que obliga a rescindir todos los contratos de Odebrecht y a inhabilitarla de por vida como contratista del Estado.

Afirmó que la permanente obstrucción a la justicia de Danilo Medina en el caso de Odebrecht, se debe a que “recibió de esta empresa financiamiento para sus campañas, se repartió con ella la sobrevaluación de las plantas de carbón de Punta Catalina y toleró, auspició y protegió los delitos que cometiera en el territorio nacional”.

Destacó que las revelaciones de Tacla Durán confirman que el planteamiento del último manifiesto de la Marcha Verde, de que se debía procesar penalmente al presidente Danilo Medina, es atinado y es lo menos que se puede hacer ante la complicidad del mandatario con Odebrecht.

“No se debe perder ni un minuto en expulsar a Odebrecht del país, y en caso de que las autoridades se hagan sordas ante este reclamo, el repudio del pueblo debe ser tan grande y poderoso que haga imposible la permanencia de sus ejecutivos en el territorio nacional”, declaró.

Resaltó que la indignación en las calles ante la corrupción de Odebrecht demostrará que “puede más que la obscena complicidad de las autoridades y del Ministerio Público, y obtendrá justicia contra la empresa corrupta y los gobernantes que la protegen antes de lo que muchos piensan”. “No hay fuerza más poderosa que la justa indignación de un pueblo”.

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.