Temer intenta unir a su base política ante un nuevo escándalo de corrupción

El nuevo torbellino se desató durante el fin de semana, con unas delaciones reveladas por la prensa local y atribuidas a antiguos ejecutivos de la constructora Odebrecht que acordaron colaborar con la justicia a cambio de una reducción de penas.
Servicios de Acento.com.do - 13 de diciembre de 2016 - 3:00 am - Deja un comentario
Foto: El presidente brasileño, Michel Temer, inició este lunes conversaciones con su base política a fin de "mantener la unidad", en medio de una nueva vuelta de rosca de los escándalos de corrupción que ahora afecta de lleno al mandatario y a su entorno.

Brasilia (EFE/Eduardo Davis).- El presidente brasileño, Michel Temer, inició este lunes conversaciones con su base política a fin de “mantener la unidad”, en medio de una nueva vuelta de rosca de los escándalos de corrupción que ahora afecta de lleno al mandatario y a su entorno.

Temer convocó a una reunión a puertas cerradas a miembros de su base parlamentaria y, según dijeron fuentes oficiales, les instó a concentrarse en la “agenda económica”, en un intento por aquietar a los mercados y atajar la nueva crisis de corrupción.

El nuevo torbellino se desató durante el fin de semana, con unas delaciones reveladas por la prensa local y atribuidas a antiguos ejecutivos de la constructora Odebrecht que acordaron colaborar con la justicia a cambio de una reducción de penas.

Tanto Temer como todos los salpicados por estas nuevas denuncias filtradas a la prensa, aún no confirmadas oficialmente, han negado en forma rotunda su participación en hechos de corrupción, pero aún así no han logrado ponerle freno al escándalo.

Una de ellas sostiene que Temer intervino personalmente, pidió y obtuvo de la empresa la suma de 10 millones de reales (cerca de tres millones de dólares) para la campaña electoral de 2014, en la que fue compañero de fórmula de la exmandataria Dilma Rousseff, a quien sustituye desde su destitución en agosto pasado.

Además de implicar en asuntos de financiación ilegal de campañas al propio Temer, las nuevas denuncias han alcanzado a varios de los miembros de su entorno político, entre los que figuran el ministro de la Presidencia, Eliseu Padilha, y el secretario a cargo del plan de privatizaciones del Gobierno, Wellington Moreira Franco.

También alcanzan al senador Romero Jucá, jefe del oficialismo en la Cámara alta e importante articulador parlamentario que ya, a mediados de este año, se vio obligado a renunciar al Ministerio de Planificación tras haber sido acusado de maniobrar para ponerle freno a las investigaciones en la estatal Petrobras.

Del mismo modo, estas denuncias han salpicado a medio centenar de dirigentes de partidos que forman la base política de Temer, entre quienes figura el presidente del Senado, Renán Calheiros, contra quien la Fiscalía presentó hoy formalmente una nueva acusación de corrupción.

Calheiros ya responde como reo en una causa abierta por la Corte Suprema por supuestas maniobras a favor de una empresa que pagaba la pensión de una hija que tiene fuera del matrimonio.

También es investigado en otros once procesos, en su mayoría por asuntos asociados a la red de corrupción en Petrobras, en la que se originaron las denuncias presentadas hoy por la Fiscalía.

Calheiros es uno de los pilares del oficialismo en el Senado y un influyente miembro del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), que lidera Temer y que será clave para la aprobación de las medidas de ajuste fiscal que el Gobierno ha propuesto al Parlamento.

Con el clima enrarecido por las nuevas denuncias, el Senado se apresta a realizar mañana la segunda votación de la principal de las medidas de ese severo plan de austeridad, que propone que el aumento anual del gasto público sea limitado durante dos décadas a la tasa de inflación del ejercicio anterior.

Esa propuesta es resistida por la minoritaria oposición, según la cual supondrá congelar en la práctica los aumentos reales del gasto y con eso se generarán recortes en áreas que demandan de una ingente inversión, como la salud, la educación y la atención social.

Tanto Temer como todos los salpicados por estas nuevas denuncias filtradas a la prensa, aún no confirmadas oficialmente, han negado en forma rotunda su participación en hechos de corrupción, pero aún así no han logrado ponerle freno al escándalo.

Sin embargo, la preocupación en el Gobierno es creciente, al punto de que Temer canceló hoy su participación en un seminario con empresarios que se realizaba en Sao Paulo para atender personalmente el agravamiento de la crisis política. EFE

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.