Doctor Alejandro Cabral de León, padre de la medicina en San Juan

Tuvo como condiscípulos a Heriberto Pieter, Abel González y Manuel García. Por las circunstancias de la época recibió el exequátur para ejercer la profesión en el 1920
Herbert Stern - 29 de octubre de 2014 - 9:33 am - 4 Comments
Foto: Acento.com.do/Archivo/Primera farmacia y clínica del doctor Cabral de León, en San Juan de la Maguaana, a principios del siglo XX.

El Dr. Alejandro Cabral de León es considerado como el pionero de la medicina en San Juan de la Maguana, en donde descolló como una  de las personalidades sobresalientes de esa Ciudad. Nació en San Juan de la Maguana en el año de 1883.

Se graduó de Maestro en la antigua Escuela Normal de Santo Domingo en el 1899 y se inscribió en el instituto Profesional en el 1900. Recibió su diploma de Licenciado en Medicina y Cirugía en abril del 1905, tras presentar una tesis sobre “Resultado clínico del uso del suero antitetánico en Santo Domingo”.

Durante sus estudios fue practicante del Hospital Militar de Santo Domingo, bajo la dirección del Dr. Fernando A. Defilló y tuvo como condiscípulos a Heriberto Pieter, Abel González y Manuel García. Por las circunstancias de la época recibió el exequátur para ejercer la profesión en el 1920.

Luego de su graduación trabajó en Santo Domingo, luego en Azua  en donde ejerció como Cirujano del Hospital “Presidente Vásquez” de esa ciudad. Finalmente regresó a su ciudad natal en donde fundó en el 1923 el primer centro de su tipo en San Juan de la Maguana, la Clínica Santa Teresita, ubicada en una finca de su propiedad en  la sección La Culata de esa comunidad en donde se practicaban cirugías de todo tipo. En esa Clínica se empleó por primera vez en la región Sur del país el Suero Fisiológico, según relata el Dr. Francisco Moscoso Puello.

El Dr. Cabral también había fundado una Sala de Socorros y una Farmacia en la calle Santomé  en San Juan de la Maguana. En 1925 fue delegado del país en el Primer Congreso Panamericano de Eugenesia y Hornicultura, celebrado en la ciudad de La Habana, Cuba.

El hospital público de San Juan de la Maguana lleva el nombre del Doctor Alejandro Cabral de León

El hospital público de San Juan de la Maguana lleva el nombre del Doctor Alejandro Cabral de León

En el 1927 fue delegado al V Congreso Panamericano del Niño, celebrado también en La Habana, Cuba, junto a los  Dres. Ramón Báez y José Dolores Alfonseca. En el 1928 fue designado Catedrático de la Universidad de Santo Domingo.

En 1930 asistió al Congreso del Cáncer celebrado en Montevideo, en la República Oriental del Uruguay, en donde presentó un trabajo titulado “Epiteliomas incipientes tratados con diatermia quirúrgica”, que tuvo tal acogida y aceptación que se le otorgó la Medalla de Honor de ese congreso en reconocimiento a esa presentación.

El Dr. Cabral tuvo además una intensa vida pública, ya que fue candidato a Diputado y Senador por la provincia de Azua, de la que formaba parte San Juan de la Maguana. Durante su ejercicio profesional de cuarenta años se distinguió por una marcada dedicación al bien común, ofreciendo consultas, medicamentos y cirugías sin costo para sus conciudadanos que lo necesitaban.

Además de la cirugía, rama en la que descolló, se dedicó con mucho interés a las enfermedades de los niños. Trató siempre de ofrecer los nuevos adelantos médicos a su ciudad y de hecho en su Clínica Santa Teresita estuvo el primer Laboratorio Clínico en la ciudad de San Juan de la Maguana.

Su vida estuvo dedicada al ejercicio de la profesión con un marcado compromiso social, como lo describió el ingeniero Sinencio Ramírez, historiador. Su muerte se produjo en noviembre del 1945.

En el 1955 el Estado Dominicano adquirió la antigua Sala de Socorros del Dr. Cabral y edificó un Hospital al que se dio el nombre de Hospital Santomé. Luego de la muerte de Trujillo y a instancias de diversos grupos sanjuaneros, entre los que se destacó el Club Rotario San Juan,  el Hospital se denominó “Hospital Regional Suroeste Dr. Alejandro Cabral”, nombre que conserva al día de hoy, como merecido reconocimiento a un pionero y hombre de bien.

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.