Historia de la Medicina Dominicana: Darío Contreras

Luego de la muerte de Trujillo, muchos ciudadanos se referían a el como el médico que salvo al tirano, lo que le trajo multiples inconvenientes en su vida
Herbert Stern - 23 de Abril de 2013 - 8:00 am - Deja un comentario

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Posiblemente mas de la mitad de los pobladores de Santo Domingo, han oído hablar del “Darío” o del Hospital Dr. Darío Contreras, centro especializado en trauma en la parte oriental de la ciudad.

Nos gustaría compartir con los lectores la biografia del Dr. Darío Contreras, quien nació en noviembre del 1879, y murió en el 1973, luego de estar interno en el Hospital que llevaba su nombre.

Se graduó de Licenciado en Medicina y Cirugía  en el año 1900, con la tesis “Tratamiento del chancro blando”.

En 1911 se traslada a París en donde recibe en 1914 su título de Doctor en Medicina.  Realizó estudios en Cirugía y Ginecología con los profesores Pozzi, Faure, Marion y Cosset. Era un hombre de fuertes sentimientos nacionales y de recio carácter, a quien el Dr. Rafael Miranda definia como “Infatigable como el más joven y activo como el más fuerte”.

Una anécdota relatada por el Dr. Joaquín Balaguer, ilustra su talante: en una reunión en París en que participaba el líder colombiano Jose Ma. Vargas Vila, este último se refirió a la República Dominicana en términos fuertemente despectivos, como tierra de tiranos y dictadores, a lo que el Dr. Contreras respondió retándolo a un duelo a pistolas para defender el honor de su patria, lo que motivo las excusas de Vargas Vila ante esa reaccion patriótica.

Luego en 1935, el Dr. Contreras se negó a firmar un documento que pedía que la ciudad de Santo Domingo se pasara a llamar Ciudad Trujillo, lo que motivó que fuera durante unos años condenado a un aislamiento social.

El Dr. Contreras había ejercido en Santiago y otras ciudades del norte del país, y luego de realizar múltiples intervenciones a domicilio, como era la costumbre en la época, fundó al clínica Altagracia, en Santiago.

Posteriormente se traslada a Santo Domingo, en donde laboró en centros públicos y privados, y durante su vida profesional ocupó numerosos cargos en la administración pública:Cirujano del Hospital San Rafael, Santiago, 1924.Médico Legista del Distrito Judicial de Santiago de los Caballeros.

Director del Hospital Padre Billini, Santo Domingo, 1942-1943.Ministro de Sanidad, 1941-1943,  Diputado al Congreso NacionalSenador de la República, Ministro Consejero de la Embajada Dominicana en Washington, 1949-1951.

Por las vueltas de la vida, en  1942, el Tirano Rafael Trujillo, sufre una terrible infeccion que tenia su vida en estado de gran urgencia, nadie se atrevia a operarlo y en ese momento llaman al Dr. Contreras que le interviene, y le salva, ganando asi de nuevo la confianza del tirano y su entorno.

Otra anecdota retrata el talante de este médico: antes de iniciar al cirugia los hermanos de Trujillo se acercaron al el para cuestionarlo o intimidarlo, preguntándole que si el sabía lo que pasaría si se moría el paciente, a lo que el respondió: “a los cinco días hiede”.

Ingresó a la Universidad de Santo Domingo mediante decreto del Presidente de la República Manuel de Jesús Troncoso de la Concha, de fecha 13 de noviembre de 1940. Impartió las cátedras de Semiología Quirúrgica, Clínica Quirúrgica y Patología Quirúrgica.

Durante su vida académica se preocupó por la adecuada formación de los estudiantes en los aspectos teórico y práctico.

Durante su paso por los cargos de la adminstración pública se manejo con honradez extrema y con el claro interés de dar a todos los actores del area de la salud, una posición y unos salarios dignos, como muestra su gran preocupación cuando ocupó el Ministerio de Sanidad de subir el sueldo de las enfermeras.

Luego de la muerte de Trujillo, muchos ciudadanos se referían a el como el médico que salvo al tirano, lo que le trajo multiples inconvenientes en su vida. El Dr. Zaglul relata que le Dr. Contreras se apenaba de que para muchos ese acto médico hubiera sido lo único importante en su vida.

Este gran cirujano, eminente médico y dedicado patriota murió en la pobreza a los 94 años. Así que cuando pasemos frente al “Darío” o alguien mencione ese hospital, pensemos en el ejemplo de dignidad, decoro y capacidad profesional del Dr. Darío Contreras.

 

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.