Países de las Américas apoyan a Ecuador ante amenazas de Inglaterra

El Gobierno de Ecuador declaró que se siente "fortalecido" tras la aprobación por consenso en la OEA de una resolución de "respaldo" a su país e instó al Reino Unido a retirar su "amenaza" de entrar en su embajada en Londres para detener al fundador de WikiLeaks, Julian Assange.
Gustavo Olivo Peña - 24 de Agosto de 2012 - 8:00 pm - Deja un comentario

WASHINGTON, Estados Unidos (EFE).-Los cancilleres y representantes reunidos hoy en la OEA aprobaron por consenso una resolución que muestra su “solidaridad y respaldo” a Ecuador ante lo que ese Gobierno definió como “amenazas” del Reino Unido de entrar en su embajada en Londres.

La reunión de consulta en la Organización de Estados Americanos (OEA) se cerró tras más de cinco horas de debate y varias enmiendas al texto con una resolución que defiende la “inviolabilidad de los locales diplomáticos” en relación con el caso del fundador de WikiLeaks, Julian Assange.

El documento se aprobó sin que se produjera una votación y con las únicas reservas de Estados Unidos y Canadá, que agregaron una nota al pie de la resolución para expresar su posición.

El texto resuelve “rechazar cualquier intento que ponga en riesgo la inviolabilidad de los locales de las misiones diplomáticas y reiterar la obligación que tienen todos los Estados de no invocar normas de derecho interno para justificar el incumplimiento de sus obligaciones internacionales, y en este contexto manifestar su solidaridad y respaldo al Gobierno de la República del Ecuador”.

Las delegaciones, que negociaron el texto al margen del debate entre los cancilleres, reiteraron su “respeto a la soberanía” y su “renuncia a recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza para dirimir los conflictos”.

Sin embargo, eliminaron la parte del texto que calificaba de “amenaza” la “situación generada en la Embajada del Ecuador en Londres”.

Ecuador buscaba hoy el apoyo de la OEA ante la carta enviada por el Gobierno británico a la embajada ecuatoriana la semana pasada, en la que advertía de la posibilidad de recurrir a una ley de 1987 que le permitiría revocar la inmunidad diplomática de la misión para entrar en ella y detener a Assange.

El canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, también expresó en la reunión su defensa del asilo como “una figura universal que debe ser defendida por los Estados soberanos” para justificar la concesión del mismo a Assange por parte de Ecuador, que se mantiene paralizada ante la negativa de Reino Unido a conceder un salvoconducto.

No obstante, la resolución de hoy no incluyó ninguna referencia al tema del asilo, que sólo es reconocido por los catorce países de la OEA que han ratificado la Convención de Asilo Diplomático de la organización.

La propuesta de resolución insta a los Gobiernos del Ecuador y del Reino Unido a “continuar el diálogo que permita resolver sus actuales diferencias, de acuerdo con el derecho internacional y teniendo en cuenta las expresiones recientemente formuladas por autoridades de ambos Gobiernos”.

El Gobierno británico envió anoche una carta a la embajada ecuatoriana en Londres para reanudar las conversaciones sobre la situación de Assange, según un portavoz oficial.

Por último, el texto encomienda al Consejo Permanente de la OEA “que dé atento seguimiento a esta materia”. EFE

Ecuardor fortalecido

El Gobierno de Ecuador declaró que se siente “fortalecido” tras la aprobación por consenso en la OEA de una resolución de “respaldo” a su país e instó al Reino Unido a retirar su “amenaza” de entrar en su embajada en Londres para detener al fundador de WikiLeaks, Julian Assange.

“Nos sentimos fortalecidos con la decisión” de la Organización de Estados Americanos (OEA) y “estamos seguros de que ahora el Reino Unido no va a cumplir su amenaza”, dijo el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, en una rueda de prensa tras la reunión de los cancilleres y representantes de los 34 países del organismo en Washington.

Patiño sostuvo que el Reino Unido “debe retirar su amenaza” si quiere continuar con el diálogo sobre la situación de Assange, refugiado en la embajada ecuatoriana en Londres y a quien el gobierno de Rafael Correa ha otorgado el asilo.

Según ha denunciado el Gobierno de Ecuador, su par británico envió una carta la semana pasada a la embajada ecuatoriana en Londres en la que advertía de la posibilidad de recurrir a una ley de 1987 que le permitiría revocar la inmunidad diplomática de la misión para entrar en ella y detener a Assange.

El Reino Unido alega, por su parte, que no existió tal amenaza y se opone a dar un salvoconducto a Assange con el argumento de que tiene “la obligación vinculante” de extraditarlo a Suecia, donde es requerido por la justicia para ser investigado por denuncias de abusos sexuales que él niega.

La resolución aprobada hoy por la OEA, por consenso y con las únicas reservas de EE.UU. y Canadá, reitera el “respeto a la inviolabilidad de los locales diplomáticos” y “que nadie recurra a la amenaza o al uso de la fuerza para dirimir los conflictos”, destacó Patiño.

El canciller recordó que en un principio EE.UU. y Canadá incluso se habían opuesto a debatir este asunto en la OEA.

“La OEA ha reivindicado su importante rol”, agregó Patiño, y en la misma línea se expresó el secretario general del organismo, José Miguel Insulza.

La OEA “es el primer foro continental y hoy demostró que lo es”, dijo a periodistas Insulza, quien aseguró que el organismo dará seguimiento a la cuestión y confió en que el Gobierno británico declare que la carta con las supuestas amenazas a Ecuador “fue un error y la retire”.

Insulza consideró “muy razonable” la resolución aprobada y aseguró estar “muy contento cuando se produce un acuerdo como el de hoy día, porque aquí nadie fue excluido, todos hablaron”.

La resolución “es un gran respaldo al derecho internacional” y a Ecuador, sostuvo por su parte el canciller venezolano, Nicolás Maduro.

Según Maduro, con las reservas de EE.UU. y Canadá al documento final “quedó demostrado que aquí hay dos Américas”, una “que mira hacia otro lado” y “con pretensiones imperiales”, y otra de “solidaridad, democracia y debate verdadero”. EFE

 

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.