Especial 25 de noviembre: Policías reprimen la marcha de mujeres

Con escudos y portando armas, los policías impidieron que la caminata continuara hacia el frente del Palacio Nacional
Lissette Rojas/Acento.com.do - 25 de noviembre de 2011 - 6:00 pm - Deja un comentario

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Lo que empezó como una marcha pacífica a favor de la no violencia contra la mujer terminó con un cerco policial a la altura del Palacio Nacional.

La marcha de mujeres y de hombres sensibilizados empezó a conformarse a las 10 de la mañana en el parque Independencia. Allí cientos de estudiantes y activistas por los derechos de la mujer clamaban por políticas públicas para reducir el auge de la violencia de género.

Un grupo de adolescentes dramatizaban las actitudes de una pareja en la que hay un hombre violento y una mujer agredida. Con gran sensibilidad, explicaron que la violencia hay que denunciarla a tiempo, y que el hombre no es propietario ni amo de la mujer.

Frente a la puerta de El Conde, estaban tres integrantes del Círculo de Mujeres con Discapacidad, que acudieron a apoyar la marcha que luego subió por la avenida 30 de Marzo vociferando “Castigo, castigo, para los asesinos”, “No más violencia contra la mujer” y “Ni una muerta más. No lo soportaremos”, en clara alusión a los más de 200 feminicidios en lo que va de año.

“Estamos aquí para exigir políticas públicas para detener la violencia contra la mujer. Pedimos a los legisladores que incluyan el feminicidio en el Código Penal”

“Estamos aquí para exigir políticas públicas para detener la violencia contra la mujer. Pedimos a los legisladores que incluyan el feminicidio en el Código Penal”, dijo Milosi Liriano, una activista.

En la 30 de Marzo, mientras subían hacia la sede presidencia, quienes marchaban recibieron la atención de comerciantes y residentes de esa calle. Algunos y algunas se unieron a la caminata.

Hubo un momento en que una mujer que por allí caminaba dijo que “algunas mujeres se lo buscan por cuerneras” y eso generó la indignación de las que estaban a su alrededor, que le recriminaron su ignorancia y su falta de sensibilidad ante un problema que, debido a su alcance, están pidiendo que se declare emergencia nacional.

Ese incidente tuvo lugar antes del cerco policial que aguardaba en las cercanías del palacio presidencial y trató de que las mujeres a modificaran la ruta.

“Nosotras no venimos a un parque. Vinimos a una marcha contra la violencia. Eso es violencia y por ahí es que vamos a pasar”, gritó una feminista.

Los policías parecían sordos e inconmovibles, como rocas grises con escudo. Hubo un momento de tensión, porque las manifestantes y los manifestantes decían que por ahí iban a pasar, que cómo les iban a irrespetar su derecho a la protesta en un país tan inaudito que hasta se roban un avión.

En medio de la 30 de Marzo se sentaron las manifestantes, bajo un sol que picaba y un asfalto caliente. Los policías las acorralaron como a animales. Y ellas seguían cantando y lanzando consigna. Sorprendidas e indignadas de que las trataran así y, en especial, en el Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer.

Al final una comisión de cinco personas, encabezada por la diputada Guadalupe Valdez, entró a Palacio Nacional y de allí salió indignada. La recibió Sandra Severino en un rincón de la recepción del Palacio Nacional. Entregaron el manifiesto con un reclamo que representa a la población femenina del país, pero dada la “importancia” con que las recibieron, no se sabe si alguna vez alguien lo leerá.

Cuando las mujeres se enteraron del trato que le dieron a la comisión, empezaron a gritar: “Leonel, machista, te tenemos en una lista”.

{Gallery dir=’marchacontralanoviolanciadelamujer_25011011′}

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.