Reclaman mayor coordinación entre el presupuesto y la inversión pública

Juan Hernández, director de la DGII fue quien coordinó los trabajos durante los dos días del seminario
Fausto Rosario Adames/Acento.com.do - 14 de Abril de 2011 - 2:00 pm - Deja un comentario

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- El Primer  Seminario de la Red de Sistemas Nacionales de Inversión Pública de América Latina y el Caribe concluyo la tarde de este jueves bajo al acuerdo de que los sistemas nacionales de inversión pública y los sistemas de presupuestos deben “ir de la mano”  para contribuir al crecimiento económico y el combate a la pobreza en  los pueblos latinoamericanos y caribeños.

Las sesiones de este foro en que representantes de 15 países y de organismos multilaterales debatieron durante  dos días,  permitió también  además a cada país conocer las experiencias acumuladas y los avances de unos y otros en este ámbito.

El seminario fue abierto el miércoles pasado por el ministro de Economía, Planificación y Desarrollo, Temístocles Montás, bajo el auspicio del Banco Interamericano de Desarrollo, el Banco Mundial y la CEPAL. Los trabajos fueron coordinados por Miguel Hernández, Director de Inversión Pública del MEPYD y quien encabeza la Red en representación de República Dominicana.

Este evento implicó también el lanzamiento oficial de la Red Nacionales de Inversión Pública de América Latina y el Caribe que había sido creada en octubre del 2010 en Ciudad de Panamá, informó una nota de la Unidad de Comunicaciones del Ministerio de Economía.

Otro consenso alcanzado al final de los debates e intercambios de experiencia es que, independiente de sus realidades propias e idiosincrasia, todos los países latinoamericanos y caribeños convinieron en estimar a la inversión pública como un instrumento  “altamente necesario”, debido a su probada contribución al desarrollo.

Los  países que integran la Red son Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Brasil,  República Dominicana  y Uruguay.

Esta última conclusión resultó luego de contrastar las funciones que desarrollan hoy los sistemas  de inversión pública respecto de los modelos antiguos, entre cuyas características se recordó que no pocas obras inauguradas resultaban luego infuncionales o con presupuestos originales que multiplicaban sus costos.

Los funcionarios y técnicos de las instituciones de inversión pública latinoamericanas y caribeñas reunidos en este seminario resaltaron como otra conclusión apreciable, el que la inversión pública es el instrumento que augura mayores resultados de cara al crecimiento de los pueblos.

Los participantes reconocieron que los ministerios de Hacienda, por ser las instituciones que velan por los recursos, deben “ir de la mano” con los ministerios de planificación para garantizar la ejecución de los proyectos y programas dirigidos al desarrollo.

Pero también hubo consenso en que no basta con una coordinación entre planificadores y financistas, sino que se requiere también garantías de resultados, a fin de evitar que luego el programa no tenga esos resultados.

Los ciudadanos latinoamericanos y caribeños, reconocieron los funcionarios y técnicos participantes, son los actores a los que las instancias estatales de inversión pública y de planificación deben rendir cuentas.

Los congresos de cada uno de los países participantes fueron identificados como una instancia idónea como para representar a los ciudadanos en la demanda de que se cumpla el derecho a rendición de cuentas, cuando sobre todo alguna acción de inversión estatal con recursos de los contribuyentes no satisfaga lo proyectado o programado.

En este aspecto, para los seminaristas las funciones de los representantes de los países participantes debe ir más allá de servir información a través de las páginas digitales de los órganos del Poder Legislativo, sobre todo ahora que las comunidades generan capacidades ciudadanas para empoderarse de su derecho a exigir cuentas.

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.